Gente antigua

Cuando uno mira el panorama del mundo a grandes rasgos tiene la sensación de estar mirando a algo sucedido hace muchos siglos, incluso milenios. Gente antigua intentando que prevalezca su hegemonía. Arrebatando territorios a otros, echando a la gente de sus lugares, apropiándose de sus haciendas y malbaratando sus vidas como si estas no fueran nada. Una especie de aristocracia trasnochada, sin ideas, apoyada tan solo en la soberbia de su fuerza. Empleando los viejos argumentos de son ruidosos, son sucios o son diferentes.

Si abrimos el foco observamos como las viejas potencias, que en su momento fueron imperios, quieren a toda costa que su voz se oiga más fuerte y más lejos. Si lo cerramos, pequeños imperios, que ya casi nadie recuerda cuando fueron importantes, tratan de abrir sus fronteras y hacerse con un bocado del vecino.

Algunos recurren a las nuevas tecnologías como si estas por sí solas fueran aval de moderrnidad, pero también en su momento fue una innovación la pólvora o las torres de asalto, los ejércitos montados en elefantes o las ballestas. Lanzar cosas lo más lejos posible para confundir y amedrentar al enemigo, a aquel que nosotros mismos en nuestro afán de poder hemos convertido en rival, es exactamente lo mismo que lanzarse cubierto de pinturas de guerra y dando alaridos al combate cuerpo a cuerpo. Cosas viejas, inventadas por gente de todos los tiempos.

Lo único contemporáneo es la falta de vergüenza que no cesa, la iniquidad contra el semejante que solo hace que crecer, el robo y el dolor que se infligen a los demás, la muerte que campa por todos los lugares a sus anchas. Eso sí es de cada día y del presente que no cesa.

Pero los métodos; la mentira, la extorsión, la corrupción, la calumnia eso es más viejo que el Imperio Asirio, más antiguo que las guerras púnicas. No vamos nunca a oponer verdadera justicia y solidaridad a ese viejo mundo obsoleto. No vamos a enfrentarnos a él con imaginación y creatividad, saliendo de los viejos moldes del terror y las falsas acusaciones. Qué hartazgo.

De un cobarde que quiere ser un héroe

Una forma de parecerse a Peter Pan no es precisamente la de volar o luchar contra los piratas; es la de querer ser siempre un niño que vive en un mundo de sueños y que no desea comprometerse con sus acciones.

Hemos venido asistiendo a una especie de pantomima en la que unos representaban al parecer el papel de los ideales supremos, mientras que otros eran los malditos opresores, negadores de toda esperanza. Y era una pantomima, es decir un juego de espejos y sombras, basado en un discurso mentiroso que ahora llaman postverdad.

Pero quien ha sido protagonista excelso del lado de los soñadores, sigue fingiendo creer en su papel de niño díscolo y terrible, luchador por un gran proyecto y busca no sólo eludir sus responsabilidades, sino que aspira a convertirse en héroe.
No ve que que cuando se juega y se pierde, se paga una penalización. Cuando se manipula y no se consigue el objetivo, hay que ser consecuente y arrostrar las consecuencias.

Ah, no. No. A lo mejor no sólo quiere ser un héroe, sino que desea que como a los grandes libertadores se le haga una estatua ecuestre en el centro de un frondoso parque.

No quisiera yo verme en el papel del escultor.

Una del extremo este del Mediterráneo

Humus

Ingredientes

Garbanzos cocidos, Limón, sal, aceite, comino, pimentón dulce

Se pelan los garbanzos y se baten con el aceite, el comino y el pimentón rojo. Cuando van tomando la textura de crema, se le añade el zumo del limón la sal y se le dan dos golpes de batidora para que se reparta. Se sirve con rodajitas de pepinillos en vinagre, un poco más de comino y pimentón y un chorrito de aceite.

Baba-Gannush

Ingredientes

Berenjena, ajo, comino, aceite y sal

Se asan las berenjenas enteras, se saca la pulpa cuando están y se pone en la batidora con unos ajitos picados (no muchos para que no pique demasiado, un ajo o ajo y medio por berenjena) sal, aceite y comino. SE bate hasta que se convierta en una pasta suave, el aceite da la medida de la textura. Se sirve con un poco de pimentón y un chorrito de aceite por encima.

Tabbuleh

Ingredientes

Perejil y hierbabuena en gran cantidad, pepino, tomate, cebolla y cebolleta, burgul, sal, aceite y zumo de limón.

Se pone el burgul (trigo troceado, que se encuentra en herbolarios o en tiendas bio) en agua a remojar para que ablande. No mucha agua. Se pica todo muy pequeñito y finalmente se echa el trigo. Se sazona con la sal, el aceite y el zumo de limón, al gusto.

Kubbi bi-ssayniyyeh

Ingredientes:

Carne picada de vaca, burgul, pasas, piñones, hierbabuena fresca, almendras, mantequilla, canela, comino, pimienta negra y un par de huevos. Cebolla picada en cantidad.

Se separa la carne: Un cuarto de la cantidad prevista por un lado y el resto por otro. Las tres cuartas partes de carne se mezclan con un nuevo batido, la cebolla picada, la hierbabuena picada y las especies al gusto. Se le añade el trigo remojado previamente y se amasa bien para que quede una masa compacta. Se reserva. Con el cuarto de la carne restante se procede de igual manera pero se le añaden las pasas remojadas y los piñones y no se le pone trigo. Se unta una fuente de horno con mantequilla. Se pone una capa de carne con trigo, otra de la carne con las pasas y los piñones y encima una de carne conm trigo. Se marcan unos rombos con el cuhillo y en cada uno se pone una almendra, se ponen unos pegotes de mantequilla por encima para que engrase y se tueste bien. Se mete al horno a 180º, arriba y abajo. Se tiene unos 20mns. Más o menos. Y se ve que se ha despegado de los bordes y que no tiene líquido si se pincha con una aguja. Ya está. Se sirve con salsa de yogur

Salsa de yogur

Ingredientes,

Yogures griegos, aceite, hierbabuena, ajo y sal. Uno de los yogures se bate con la hierbabuena. En una sartén se pone aceite a calentar y se echa el ajo, se añade cuando está un poco hecho un yogur griego y luego se le añade el que está batido. Se les da unas cuantas vueltas y se pone la sal. No tiene que cocer mucho, solo hacer un poco de burbujas. Si cuece demasiado se espesa de más.

Ensalada de pepino (satsiki, es el nombre en griego)

Ingredientes

Pepinos holandeses. Ajo, hierbabuena, sal aceite y yogures griegos. Uno por comensal más uno para batir.

Se puede hacer también con pepinos comunes y yogures naturales pero queda más ácido y se nota mucho el sabor del peino.

Se lavan los pepinos y se pican menuditos con su piel. Se reserva un trozo que se echa en el vaso de la batidora, ahí se echa la hierbabuena, un yogur y el ajo, el aceite y la sal.

El resto de los yogures se van echando sobre los pepinos picaditos en un bol, finalmente se echa el yogur batido con todos sus ingredientes y se le da vueltas con una cuchara de palo para que ligue bien. Ya está. Se puede adornar con más hierbabuena picada.

Muyaddara

Ingredientes

Lentejas cocidas, comino, mucha cebolla picada y mantequilla.

Se pone la mantequilla en la sartén, se echa la cebolla para que se vaya rehogando, se le añade la sal y el comino, cuando está transparente se añaden las lentejas y se le dan un par de vueltas para que coja el sabor, debe quedar sequito. Si se viera que puede pegarse admite un poco de caldo de pollo o de verduras (de brik, mismo)

Hamburguesas de pollo y mejillones

Las hamburguesas de pollo no necesitan de nada. Si las encargáis en la carnicería de costumbre ya están suavemente aliñadas y sin aditivos. Se ponen a la plancha con un chorrito de aceite y se sirven. Al que le guste puede ponerle mostaza de Dijon o un buen ketchup.

Los mejillones se cuecen al vapor y no necesitan sino un chorrito de limón. También son buenos los congelados cocidos que vienen con una valva.

Estos platos que parecen poco elaborados, en realidad son suficientemente sabrosos por sí mismos. Se evitan con ellos añadidos de acompañamiento que engordan o añaden grasas innecesarias. Si queréis adornar un poco las hamburguesas unos tomatitos cherry y un poco de rúcula se rán suficientes.

Lentejas estofadas y dorada con mayonesa

Ingredientes

Lentejas, cebolla, patata, zanahoria, hoja de laurel, pimienta y sal.

Se dora un poco la cebolla, se echan las zanahorias, las lentejas y las patatas. Todo que de unas vueltas. Se añade caldo y la hoja de laurel, la sal y la pimienta. Se deja que cueza hasta que todo esté tierno.

Si se usan lentejas previamente cocidas, hay que cocer un poco las patatas y las zanahorias aparte y echarlas con la parte de caldo que corresponda para que se queden a penas cubiertas las lentejas.

Se sirven retirando la hoja de laurel.Dorada con mayonesa

Filetes de dorada, agua, vino blanco, cebolla picada, clavo, sal y un chorro de aceite.

La dorada en filetes se echa en el agua hirviendo donde se ha puesto sal, la cebolla picada, el clavo y el chorro de vino. se deja cocer apenas que blanquee. Se saca y se quita la piel, dejando sólo las mollas sin espinas. Se pone en una fuente, se rocía con un poco del caldo donde ha cocido y se le añade la mayonesa. Light de bote. Asi ni los niños pueden protestar de que hay que limpiar el pescado. A ellos incluso se les puede poner con mayonesa y ketchup.

Pastel de carne

Ingredientes

Carne de pavo picada, huevo, cebolla, patatas, quesito porciones, leche, pasas, piñones, nuez moscada, canela, pimienta, comino y sal. Queso rallado para gratinar

Se mezcla la carne de pavo con el huevo batido, la cebolla picada y las especias y sal. Se añaden las pasas (previamente remojadas en agua templada) y los piñones. Se pasa todo por la sartén hasta que blanquee.

Se cuecen las patatas.Se escurren del agua cuando están tiernas y se añaden dos quesitos y un chorro de leche y la sal que corresponda. Se machaca todo bien para hacer un puré.

Los quesitos pueden ser light para evitar grasas y también se pueden sustituir por mantequilla igualmente light. La leche semidesnatada. Se pone encima de la carne una capa de puré, se rocía con queso de gratinar y al horno.

Se puede preparar previamente y gratinarlo antes de servir

Este plato es plato único.

Las hierbas en la cocina

Una de las cosas que permiten añadir sabor a los platos evitando el exceso de sal son las hierbas y especias.

En casi todos los recetarios de cocina y en los programas de este asunto recomiendan tener plantitas frescas en maceta; así el orégano, la salvia, la albahaca, la hierbabuena, etc. Pero, claro, no es fácil en una casa normal tener un plantío de estas hierbas.

A mí me gustan especialmente el cilantro, la albahaca, el perejil, el apio para usarlos frescos.

Orégano, tomillo, romero, laurel, salvia, etc. se pueden usar tranquilamente secos y no complicarse la vida.

Por si no lo sabíais es bien fácil conservar esas que más me gustan.

Se limpian, se separan las hojas y se guardan en bolsitas de congelar herméticas en el congelador. Siempre están a mano. No tienen el mismo aroma que frescas, pero no lo pierden.

El apio por su parte suele venderse en pencas muy grandes que no se consumen fácilmente, porque tiene un sabor fuerte y no conviene abusar, pero es estupendo para sopas, guisos, pistos y caldos. De manera que si se limpia y se trocea, dejando algunas varas un poco más largas, con sus hojas, se puede usar durante mucho tiempo, tanto cocido como crudo, simplemente, en este caso, dejándolo descongelar.

Olla gitana y salmón a la naranja

Olla gitana

Ingredientes: Judías verdes, judías blancas cocidas, flores de brécol y de coliflor, zanahorias, pera, albahaca y apio, sal y aceite, pimentón dulce.

Con frecuencia se quedan restos de verduras en la nevera, tanto frescas como congeladas y el recurso más sencillo es hacer una crema de verduras, pero si se quiere emplear esos restos, conviene ingeniarse algún otro plato, como este.

Se rehoga la cebolla con el apio y la albahaca, se añaden luego las otras verduras y el pimentón dulce. Cuando tiene todo aspecto de pochado se echa el líquido (caldo de verduras, de ave  o simple agua). Se deja cocer aproximadamente 30 minutos a fuego suave y tapado. Finalmente y con el calor de la placa se echan los trozos de pera y las judías cocidas para que terminen de integrarse en el caldo.

Si se hace de un día para otro está mejor.

Salmón a la naranja

Zumo de naranja, filetes de salmón con su piel y sin espinas, sal, pimienta y aceite

En una sartén se pone la pizca de aceite y el jugo de la naranja, se colocan encima los filetes de salmón con sal y pimienta y con la piel hacia abajo. Se deja que se vaya haciendo lentamente con el fuego bajo.

Cuando están al punto que nos gustan (alguien quizá lo prefiera poco hecho), se sacan a una fuente, se restriega el jugo convertido en una salsa espesa por la grasa que desprende el salmón y se le echa por encima al pescado. Ya está.

El salmón es un pescado que tiene muchas propiedades. Favorece la lucha contra el colesterol. Es una proteína sana que no sobrecarga la labor de los riñones y es sabroso. Tiene múltiples formas de prepararse. esta es bien fácil

Crema de guisantes con jengibre y Conejo guisado

Parece ser que el jengibre posee una serie de virtudes depurativas que van muy bien para el hígado y otros problemas relacionados con el aparato digestivo. Por probar no pasa nada. La verdad es que su sabor un poco picante es muy agradable en su justa medida. Ahora además estas raíces se encuentran  en todos los mercados.

Por otra parte es muy recomendable la carne de conejo que, por supuesto, se puede hacer de mil maneras, entre ellas a la plancha, pero aquí procuramos huir de la parrilla y la plancha y procuramos darle un poquito más de sabor a las cosas, para no caer en el aburrimiento y la desgana.

A los que no somos muy comedores, se nos puede mantener el interés variando la comida y dándole nuevos impulsos, sin recurrir a sofisticaciones excesivas que no tienen cabida en el menú diario de una casa. Por otra parte, no hay cosa más triste y deprimente que aburrirse de comer y si es por causa de achaques es todavía peor y pasaría como en el chiste: ¿Viviré más?. No, pero se le hará más largo. Y no queremos eso.

Crema de guisantes con jengibre

Ingredientes: Guisantes, sin las vainas (pueden ser de lata o congelados, depende de la prisa que se tenga) cebolla picada y una rodajita de jengibre fina por cada plato. Potestativo caldo de verduras o de pollo en lugar de agua. Tostones de pan, mejor al horno que fritos.

Se rehoga la cebolla con el jengibre y cuando está doradita se echan los guisantes. Se les da un par de vueltas y se añade el líquido y la sal. Para hacerlo más ligero es mejor poner solo agua sin más. Se deja cocer hasta que todo esté tierno, se pasa por la batidora y el chino y listo. Se sirve con curruscos de pan (tostado mejor que frito)

 

Conejo guisado

Ingredientes:

Conejo troceado, sacar el hígado, vino blanco, agua o caldo, pimientos rojos y verdes, ajos, tomillo, romero, canela, pimienta negra y sal.

Se pone aceite en la cacerola y se pasa el hígado para sellarlo. Se echa en el vaso de la batidora y se reserva. Se salpimenta el conejo. En la cacerola y con el mismo aceite, se pone a rehogar el ajo con los pimientos troceados pequeñitos (pueden ser congelados). Se añade el conejo para que blanquee. Se pone en el vaso de la batidora un chorrito de vino, tomillo, romero y canela al gusto y se bate hasta que haga un líquido espesito. Se vierte sobre el conejo y se le añade líquido para que apenas lo cubra, una vez que haya reducido un poco el vino. Se comprueba de sal y se deja cocer hasta que la carne esté tierna (30mns suele ser suficiente a fuego medio/bajo). El jugo debe reducirse bastante, si no es así dejadlo 10 mns. más cociendo destapado. Y buen provecho.

La canela es también muy buena para quienes desean darle un punto dulce a cualquier cosa sin usar azúcar, por aquello de la diabetes.

Por eso y por las propiedades del jengibre os recomiendo:
Té de jengibre.

Durante diez minutos se pone a cocer una rama de canela con una rodajita de jengibre por cada taza que se vaya a hacer. Una vez cocido y habiendo tomado un precioso color rojizo se puede guardar varios días en una botella de cristal en la nevera o fuera. Se le puede añadir un chorro de limón y también aclarar con agua. Yo suelo hacer medio litro como os he indicado y luego añadir otro medio para aclarar. Se puede tomar a media mañana o a media tarde como refresco o templado. Es también depurativo del riñón y del hígado. En cualquier caso es agradable de tomar y no hace daño. Ayuda a tomar la cantidad de líquido que se debe ingerir a lo largo del día.

Bimi con queso y pechugas a la naranja

El menú que sigue usa ese pariente del brécol que se ha puesto tan de moda y que, según dicen, tiene un montón de propiedades saludables.

Siguiendo con el recurso de disfrazar un poco los sabores y no caer en las ‘cositas a la plancha’, se propone un menú a base de filetes de pechugas de pollo, precedido de los bimi al vapor con salsita de queso.

Ingredientes para los bimi:

Una bolsa de bimi (2 personas); salsa de queso roquefort preparada (light) y sucedáneo de nata a base de vegetales. Cebolla, sal y aceite

Se cuecen los bimi al vapor o se escaldan en agua hirviendo, se ponen en una fuente. La salsa se prepara en el último momento. En la sartén se pone un poco de aceite, un poco de cebolla pìcada y se añade cuando está dorada la nata. Cuando empieza a cuajar, se echa un buen chorro de salsa de roquefort, se le da unas vueltas para que se mezcle bien y se cubre con ella la verdura.

Ingredientes para las pechugas de pollo

Naranjas, zanahorias, harina, pechugas fileteadas, sal, pimienta, aceite y vino blanco.

Se pone a a sofreír la cebolla picadita y las zanahorias en rodajas (también se pueden usar las baby congeladas), se echan las pechugas salpimentadas para que blanqueen. Luego se echa un poco de harina (integral, recordad) y el chorrito de vino. Sobre ello se vierte el zumo de dos naranjas y se deja que cueza a fuego muy suave para que vaya espesando la salsa. Si se espesara demasiado, se puede añadir o bien caldo de pollo o bien agua.

Una vez hecho, se sacan las pechugas a una fuente de servir y se pasa la salsa que se rocía bien caliente por encima y ¡listo!

Buen provecho.