Una buena marca

Veinte años de reloj nos separan. Para ser exactos veinte años y dos meses. Ella es la hermana mayor de mi marido. Pero no la registro aquí por su relación familiar conmigo, sino por otras muchas razones.

Maruja, como la llamamos en casa, es una mujer que ha sido durante muchos años una competente profesional de la Medicina, carrera que estudió después de haber hecho enfermería. Se dedicó a alergia infantil y, cuando se jubiló, decidió irse a vivir a la ciudad de la que toda la familia es originaria. Durante muchos años, su casa fue nuestra parada y fonda cuando visitábamos la ciudad. Aunque ella no tenía familia propia era sin duda una magnífica anfitriona y en su casa se estaba muy a gusto.

Han pasado los años y también nosotros, tras jubilarnos, hemos ido a dar en la misma ciudad. Ahora tenemos la ocasión de verla con mas frecuencia. De hecho se ha convertido en un hábito el ir a visitarla los domingos por la mañana y ponerla al tanto de nuestras novedades. Ha sido capaz de adaptarse a las dependencias propias de su mucha edad, aunque hay que decir que está como una flor. Gracias a Dios no tiene enfermedades notables, come y duerme bien y aunque le falla la memoria inmediata de vez en cuando, ya me gustaría a mí estar tan lúcida como ella.

Pero lo que me gusta más de ella es que es una mujer sabia. En todas sus elecciones a lo largo de la vida, ha acertado y eso es indicio de un recto pensar y un acorde proceder. Después de una vida muy activa y de ser una gran viajera, acepta la pereza que le da pensar ahora en largos desplazamientos o siquiera en una excursión. Muchas veces hemos hablado de los defectos de cada una y tiene perfectamente asumidos los suyos que, aunque le molestan y por más que lucha contra ellos, sabe que es batalla perdida. Su sabiduría llega a aceptar la dependencia con humor; un humor socarrón que es seña inequívoca de que es un espíritu libre y que obedece por aquello de que para qué beligerar.

En todos los terrenos tiene una profundidad de pensamiento y sentimientos que es notable. Su vida interior es rica y su fe es a prueba de bombas, sin que por ello sea una beata rezadora sin sentido o por hábito. Todos sus actos son ordenados y pensados y eso no supone en absoluto que sea una persona rígida, al contrario es tolerante y flexible y tiene las ideas muy claras. Conoce al dedillo sus principios a los que no renuncia, pero no intenta imponerlos a nadie.

En el empleo de sus bienes y haberes ha mostrado siempre una gran cordura y una sensatez digna de consideración. Siempre ha sido generosa sin alharacas y tiene un altísimo sentido de la justicia distributiva.

Es simpática, educada, divertida y elegante. En definitiva. lo dicho; una mujer sabia. Me alegra haber celebrado con ella este último cumpleaños y espero que podamos celebrar muchos más.

Las Villas

Es curioso, llevaba bastante tiempo sin pintar y aunque tengo más tiempo y la ocasión, no me atrevía a ponerme a ello, como si temiera que la mano o el color se volvieran huidizos. Después de una serie de ensayos a plumilla y a lápiz, finalmente me puse y salió esto. Es acrílico sobre papel amate que me traje de México. No me ha quedado mal. Estoy satisfecha. Por qué a veces temores infundados nos paralizan. Sólo se ha empleado azul prusia, tierra siena clara, blanco y negro.

Dependencias

Con cierta frecuencia, se producen en el lenguaje variaciones de sentido que nos pasan desapercibidas y sin embargo suponen síntomas importantes de la mutación de los significados, sea por reducción o por ampliación, que a su vez señalan a cambios de profundidad en los modos de entender el mundo de las sociedades.

Últimamente se habla mucho de ‘dependencia’ en España. Normalmente el término va asociado a Ley de. Es sabido que los historiadores suelen confiar en los códigos legales de cualquier época como fuentes importantes para el conocimiento de ese o aquel periodo de la Historia. Los códigos legales, escritos en piedra, pergamino o impresos, suelen reflejar dos cosas, que los historiadores se empeñan en desentrañar, cotejándolos con otras cosas o fuentes que provengan de documentación literaria, arqueológica, etc; o bien que las leyes reflejan el ideal de una sociedad (es decir lo que no se ha alcanzado todavía), o bien que ponen de manifiesto algo que se teme. A veces, las leyes reflejan ambas cosas. Es decir, dejan entrever aquello de lo que la sociedad carece o bien aquello que sobreabunda.

Cuando hablamos de ‘dependencia’, en general y en particular de la Ley, estamos haciendo referencia a esa situación en la que por razones de vejez, enfermedad u otras causas, una persona no puede valerse por sí misma y necesita la ayuda de otra para las tareas más simples. Existe un caso específico que se refiere a aquella persona que necesita del consumo de determinadas sustancias, pero esto entraría en el campo de la enfermedad. De manera más amplia, hablamos de dependencia cuando por razones económicas una mujer o un joven no pueden desempeñarse por sí solos y dependen económicamente de sus padres, de un marido o de una institución. Si nos fijamos en el cambio semántico que se ha producido en la palabra, veremos que en lugar de significar lo que básicamente significaba hace años: Era lo contrario de independencia y esta venía a ser el ejercicio de la libertad personal. Comprenderemos que la dependencia, entonces, significaba más bien una actitud del espíritu o de la mente que le impedía a uno alcanzar la libertad de pensamiento y acción, aunque en ocasiones viniera provocada por carencias de tipo material, pero esto era secundario. Se decía: ‘aún depende de sus padres’, ‘es un adulto pero depende para sus decisiones de la opinión de su mamá’, ‘no sabe hacer nada si no se lo dice su esposo/a’.

De manera que me parece que la palabra ‘dependencia’ ha ido recortando su campo semántico y se ha especializado en una situación de ‘sumisión por razones materiales’. Ya no significa la falta de criterio propio, la poca iniciativa, la libertad de pensamiento o acción.

Esta modificación del sentido me ha llevado a reflexionar en diversas direcciones que podrían resumirse en dos: La primera es que me educaron en un medio en donde se favorecía la dependencia y me empeñé desde que tuve uso de razón en volverme independiente. La segunda es que la dependencia no es sólo una cuestión material, sino afectiva y si se quiere sentimental, aunque en determinados aspectos tenga una connotación racional y materialista.

En relación con la primera de las cuestiones, a nosotros (me refiero a los de mi generación) se nos educó de manera general en el espíritu de la obediencia. Pronto descubrimos que este valor es ambiguo e incluso contraproducente en muchas ocasiones. Las órdenes a obedecer son con frecuencia absurdas y el solo reflejo de un ejercicio del poder poco razonable. De manera que crecimos empujando la frontera de la intervención de nuestros mayores y abriendo nuestro propio espacio, no siempre con acierto, pero en un proceso del todo necesario para alcanzar nuestro propio discernir y, por lo tanto, la independencia, es decir, la libertad (y con ella la responsabilidad).

Como se suele construir sobre los errores de la generación anterior, cuando nos tocó educar a nuestros hijos, no queríamos que nos obedecieran, salvo por su propio bien cuando eran muy niños, sino que actuaran según criterios y valores, explicándoselos con todo lujo de detalles. Los alentamos, pues, a tomar sus propias decisiones y caminos en la vida, aunque en muchos casos nos pareciera que se equivocaban o se metían en problemas innecesarios, pero argumentamos para nuestros adentros que aquellos tropiezos les harían crecer y aprender. En definitiva hacerse adultos responsables e independientes. Para este sistema de educación algunos de nosotros (yo especialmente) hemos tenido que luchar denodadamente contra el espíritu natural de gallina clueca. Es posible que mis hijos hayan apreciado esta actitud como indiferencia o comodidad, pero he corrido el riesgo. Con este sistema yo pensaba que la dependencia mutua que se generaba entre mis hijos y yo sería más bien un vínculo espiritual y no material.

En esta línea y por mi propia experiencia de los últimos años, he ido dándome cuenta de que la dependencia es efectivamente y fundamentalmente afectiva, al menos en mi caso. La enfermedad de uno de mis hijos que, luego, no resultó ser grave, pero que se presentó repentina y escandalosamente, me reveló de forma indiscutible que mi vida dependía de la de ese hijo, aunque siendo como era un niño, más bien él dependía en todo lo que es material de mí. Pero el sentido de mi vida, la percepción del tiempo, la asechanza de la muerte, fueron cosas que se hicieron presentes y ante las que mis modos de comportamiento y reacción mudaron. Me di cuenta de cuánto dependía afectiva y espiritualmente de aquella personilla. Aún hoy en que es ya un adulto puedo afirmar que mi vida cambiaría si dejara de existir. Lo mismo ocurre con todos mis hijos, aunque viven lejos de mí y en mi vejez no recibo de ellos apoyo o compañía ni ningún bien material, la sola conciencia de que que existen sobre la tierra me hace sentirme acompañada. Si ellos desaparecieran mi vida sería otra mucho más triste.

Esta reflexión acerca de la dependencia de un amor tan especial como es el que se tiene a los hijos no cobraría mucha fuerza en mi argumentario si no fuera acompañada de otra reflexión que nace de las pérdidas recientes y no tan recientes de personas amigas y conocidas. En los últimos tiempos en particular han ido desapareciendo del mundo de los vivos compañeros, conocidos y amigos, algunos muy cercanos, que no solo han dejado un gran vacío, sino que han transformado espacios que me eran familiares, volviéndolos ajenos y desconocidos. Ya no me apetece volver  o incluso pasar por lugares en que era frecuente encontrarlos. Algunos de esos a los que necesariamente vuelvo ya no me parecen tan placenteros y hermosos. Es un modo de ir comprendiendo que mi mundo se extingue, va desapareciendo y eso, posiblemente, me facilite la salida de él. Pero también significa que mi vida dependía de ellos, en absoluto desde el punto de vista de lo material o del apoyo o del socorro. Dependía porque su compañía me era grata, porque su sola presencia me permitía reconocerme y reconocer mi lugar en el paisaje, porque creaban un clima en el que me sentía acogida y como formando parte de algo tan intangible como una generación.

Para añadir otro dato más en el que apoyar mis razones acerca de cómo comprender la dependencia como un sutil hilo afectivo, espiritual o mental, está el argumento de la añoranza, a veces corta en el tiempo, del contacto con personas con las que es posible intercambiar inquietudes que nada tienen que ver con comer cada día, con desplazarse o con otras necesidades materiales. Son esas personas con las que puedes tener una conversación enriquecedora, con las que puedes orar en fraternidad, con las que puedes reír porque son ingeniosas. Muchas veces no añoras ni siquiera la conversación, la oración o la risa, sino una simple mirada o una sonrisa. Dependes de esa persona que no resuelve ninguno de tus conflictos materiales, ni siquiera los espirituales o anímicos, pero está ahí, te mira y la miras y sientes la compañía. Son esas personas que saben crear un clima de vida cálida y familiar, hogareña, en el que te sientes a salvo, sin que hagan nada en particular ni tengan que rescatarte de ningún peligro. Esas personas son un regalo. Es decir un don gratuito del que dependes gustoso. Si en algún momento cualquiera de todos ellos desaparece por alguna razón, tu corazón y tu mente se van con ellos y sientes que sin ellos tu vida es diferente, en general menos luminosa.

No sé si he conseguido demostrar lo que pretendía: Creo que esta sociedad solo entiende que su vida cambia si cambian sus circunstancias materiales. No es mi sociedad.

Sufrimiento

No resulta difícil  aceptar el sufrimiento propio, sobre todo cuando nos hemos distanciado de él con el tiempo. En esa mirada retrospectiva a los malos días o momentos, se puede descubrir con alegría que aquella experiencia dolorosa nos hizo crecer, mejorar, trascender nuestro propio yo y avanzar en sabiduría. No le quita este descubrimiento ni una migaja al sufrimiento, no lo palía, no lo elimina, pues su sola memoria resulta igualmente dolorosa, pero inmediatamente se siente compensada por ese otro gran descubrimiento: nos hemos construido sobre aquella pérdida, sobre la derrota o el desengaño, incluso sobre el simple dolor físico o la repugnancia hacia nuestro cuerpo maltrecho.

En el dolor ajeno, ya no es tan simple la cosa. No estamos dentro del sufriente y sabemos que ponerse en el lugar del otro es uno de esos ejercicios difíciles por no decir imposibles. Si amamos a esa persona o simplemente nos mueve un amor humanitario universal, desearíamos tener una varita mágica con la que eliminar los males que aquejan a los seres amados o a los millones de seres dolientes que hay en el mundo. Nos gustaría que nuestra palabra fuera el bálsamo o la fórmula para borrar todo rastro de sufrimiento. Que con el simple hecho de tomar de la mano a alguien lo pudiéramos rescatar de su dolor o de su muerte. Quisiéramos que nuestra oración, recitada con fe y hasta con lágrimas, hiciera el milagro de eliminar todo padecimiento como por ensalmo.

Esta realidad de nuestra impotencia para deshacer el mal que aqueja a otros, conocidos y amados o desconocidos, nos enfrenta con el absurdo del padecimiento. Es cierto que hay males que se explican por la ambición, el afán de poder o el egoísmo de algunos; es decir, por la presencia del mal en el mundo que elimina todo rastro de humanidad en las acciones de los propios seres humanos. Pero hay males que proceden de la misma condición de la naturaleza humana, de su fragilidad, de su deterioro, de su materia deleznable y perecedera. Esto también es fácil de aceptar. Si la muerte llegara como un soplo suave que nos sacara del tiempo a esa otra dimensión de no-tiempo, nada habría que decir. No habría lugar a más sufrimiento que el del estupor de una pérdida repentina que sume a los que están cerca en el desconcierto, pero que tiene la compensación inmediata de la falta del sufrimiento en el ser amado que se ha ido.

Pero lo terrible del sufrimiento ajeno cuyos efectos desconocemos en el ánimo de quien lo padece es que nos enfrenta con nuestra propia incapacidad, con nuestros propios miedos, con la posible falta de templanza que imaginamos, con la desesperanza; en definitiva con nuestra condición más miserable y profunda, aquella de la que no queremos tener ni noticia.

Para contrarrestar ese miedo no nos queda otra que mirarnos con mirada aguda y profunda y reconocer que lo que somos nos ha sido dado gratuitamente. No somos poseedores de un cuerpo sano o hermoso, no lo somos de una mente desarrollada y formada. Sólo hemos disfrutado de ello un tiempo y en cualquier instante eso puede desaparecer o extraviarse, sin que nadie sepa por qué ni en dónde. Ese conocimiento último no está en las manos de nadie en este lado de la vida en la Tierra. Si acaso está en la mente de Alguien cuyas razones últimas no podemos ni imaginar.

La oración debería ser: Permite que me abandone a la fuerza de Tu pensamiento y que en tus manos ponga esto que me has dado.

 

2018. Fiestas patronales de Vistalegre

Son estas fiestas manifestación del espíritu de convivencia de los habitantes del barrio que, este año, por razones que no son del caso, se ha visto puesto a prueba, saliendo sumamente airoso del aprieto. También son muestra devocional a la patrona de la parroquia del barrio, Santa María Madre de la Iglesia, una advocación mariana que se ha visto reconocida al tener su fiesta privativa el primer lunes después de Pentecostés, aunque que María es Madre de todos los que componemos una comunidad de creyentes es y era cosa sabida desde antiguo.

El barrio y sus habitantes han demostrado su gran iniciativa, han aportado variados actos que muestran una vitalidad envidiable y que tienen todos ellos un toque cultural sumamente interesante, que hace referencia a la capacidad creativa, a la conservación de tradiciones, al gusto por la buena música, clásica y moderna, a los ejercicios saludables, a las comidas de fraternidad, en donde se lucen diversas habilidades gastronómicas. Sin olvidar el deporte, los juegos para los niños y sobre todo aquellos que suponen una aportación didáctica. Mayores, medianos y pequeños han contado con su espacio y han podido fraternizar, relacionarse y divertirse cada cual a su nivel, creando un verdadero ambiente de familia y de buena vecindad en el que nadie se siente extranjero. No es fácil encontrar un espacio como este en donde se hagan realidad esas virtudes que tan ausentes parecen de nuestro mundo; la capacidad de sentirse de un lugar con identidad propia, pero en donde caben todos por diferentes que sean. Donde se aúnan armónicamente los aires tradicionales, la música contemporánea y la sacra como símbolo perfecto de esa fraternidad y empatía que sobrevuela todos los actos.

Otro rasgo interesante es que al calor de estas fiestas se van sumando otros proyectos de mejora del barrio, de creatividad que lo embellezca, haciendo la vida más agradable a sus habitantes, sumando el esfuerzo de colectivos diferentes y estableciendo puentes con zonas de la ciudad que son limítrofes, como ya se vio en ese esperanzador proyecto que es el de Barrios con arte y del que se habló en otra entrada de estas páginas.

Aquí se van a reunir una serie de imágenes que hacen referencia a los talleres de yoga, a los bailes del Centro de la Mujer, a los de los mayores, a las actividades solidarias como la barra del concierto de música contemporánea que estuvo a cargo de la Ley de Murphy un grupo magnífico y entusiasta, el Mini chef, dedicado a los más pequeños para iniciarlos en la cocina y en la repostería, y que también tenía su proyección solidaria. A la magnífica gala de presentación de las fiestas en la que se contó con el pregón acertadísimo del concejal Jesús Pacheco, vecino del barrio, y con la dirección entusiasta de Donato. No debemos olvidar tampoco los carteles anunciadores de cada actividad, llenos de ingenio y creatividad producto del buen hacer de Juan Antonio, ni al chico y la chica limón a los que también se dedicó un relato en estas páginas. El fin de fiesta fue la misa y solemne procesión de la Patrona por las calles del barrio, aunque aún quedan para los próximos días una carrera solidaria y un mercadillo con el mismo fin. No faltaron tampoco los fuegos de artificio ni los cohetes que con tanto entusiasmo deja subir al cielo nuestro vecino más entusiasta, Juan.

En fin, un año más hemos disfrutado de un amplio repertorio de actividades, hechas con entusiasmo y alegría entre las que cabe destacar de manera especial el llamado Mapping que es una obra de investigación acerca del sistema de riego por acequias que, dado el desarrollo del barrio, ahora están en el subsuelo. El equipo que lo ha desarrollado ha hecho una labor fantástica identificando el recorrido de esas arterias de agua y de la flora y fauna que las poblaban, para que no se pierda de la memoria que esta área era una zona de huerta. Esta iniciativa merecerá en el futuro enmarcarse en un programa de actividades culturales que aviven la memoria de lo que fue el barrio de Vistalegre antes de convertirse en una céntrica zona urbana.

Desde estas letras quiero dar las gracias a todos por su entusiasmo, dedicación y creatividad y por habernos acogido a nosotros que somos unos recién llegados como parte de esta gran familia de Vistalegre.

 

Chica/Chico limón

Hoy, día 18 de mayo de 2018, se celebra la Gala de presentación de las Fiestas Patronales del Barrio de Vistalegre. En ella, uno de los actos principales será la imposición de bandas a los que han sido elegidos como Chica y Chico Limón.

Hace dos días se reunió la comisión de festejos y se presentaron ocho candidatos; cinco chicas y tres chicos. El jurado sometió a los candidatos a un breve escrutinio para hacerse una idea de quienes eran cada uno de ellos y tras una apretada votación y debate, pues la calidad, simpatía, personalidad y méritos de todos ellos eran muy notables, resultaron elegidos Carmen y Abel.

Aquí tenéis un a pequeña muestra gráfica de lo que se hizo esa noche.Una vista del público y delante los candidatos El jurado Los ganadores con el jurado Todos los candidatos con el jurado Abel  Carmen

Barrios creativos

El pasado día 13 de mayo se llevó a cabo en el barrio murciano de Vistalegre una acción creativa de suma importancia.

Pero decir eso sería empezar una historia por el final. Vamos a contarla, como dice una amiga mía, ‘por el lado largo’. Desde hace tiempo, muchos vecinos de este barrio tan céntrico de Murcia venimos observando un cierto deterioro en fachadas y otros elementos del mobiliario urbano. Tras la crisis, muchos comercios han cerrado y sus persianas cerradas se han ido llenando de ‘grafitis’ poco atractivos, hechos con la simple intención de ensuciar paredes.

En este barrio privilegiado se encuentra la Escuela de Arte. Un centro muy especial que ha dotado a la ciudad de Murcia desde hace bastantes años de grandes artistas tanto en la pintura, como en la fotografía y otras artes como la joyería, por ejemplo. Contando con esa suerte, se empezó a mover un grupito de entusiastas que contaminaron a los muy creativos miembros del claustro de varios colegios de la zona y, llevados de su entusiasmo, contagiaron así mismo a los vecinos de otros dos sectores cercanos; Belén y La Flota.

De este modo prodigioso se ha descubierto que la concentración de artistas por metro cuadrado en esta zona es casi alarmante. Es un fenómeno peculiar que ataca a niños, jóvenes y adultos. Incluso aquellos que jamás se hubieran puesto a pintar absolutamente nada, se han lanzado a pillar brochas y pinceles y a colaborar.

Pero estas cosas no ocurren así porque sí. Hay quien planifica, aconseja, debate, aporta ideas y motivos, etc. etc. Pero es una labor colectiva, entusiasmada y alegre. De manera que unos planearon cuál sería el elemento simbólico que representara el movimiento y se hicieron múltiples ofertas a cual más ingeniosa. Democráticamente se votó por un elemento. Para algo han de servir las redes sociales y el elemento que representaba a los barrios con arte surgió tras una votación por whatsapp. Helo aquí y se llama Barri:

Barri quiere ser conocido en el mundo entero y por eso se ha subido a unas preciosas camisetas que se pueden comprar el día del mercadillo solidario de los Scouts del barrio o poniéndose en contacto con algún conocido de este lugar (Domingo 3 de junio, Jardín de Juan Alcolea). Preguntando en los comercios, por ejemplo.

Los entusiastas creativos acordaron iniciar su acción de decorar y alegrar el barrio, el día 13 de mayo. Previamente una comisión se encargó de buscar los paramentos para decorar, pidiendo los preceptivos permisos a sus propietarios, otro se dedicó a medir esos espacios, en función de esas medidas otros se dedicaron a crear los motivos pictóricos, unos cuantos se dedicaron a poner sus coches al servicio de la causa y también sus músculos para ir a comprar las pinturas, las imprimaciones y todo lo que hacía falta y, finalmente, un equipo muy importante se encargó de comprar las vituallas, buscar cocineros y comprometerse a crear una obra de arte especial, en forma de paella, para dar de comer a todos los que desde las siete de la mañana andaban sudando y embadurnando paredes.

El evento no se para ahí. Quedan muchos elementos urbanos por decorar. Esa era solo la primera acción como se verá en las imágenes que siguen. Este es un proyecto de largo aliento que llevará bastante tiempo completar . Por eso, se hizo una presentación especial ese mismo día 13 de mayo en el marco de la Feria del Diseño que promueve la Escuela de Arte.

En esa misma feria y al tiempo se presentó otra actividad que se completará el día 26 de mayo, con un mapping muy interesante acerca del sistema de regadío de la huerta murciana. Como todo el mundo sabe, pero casi ha olvidado, esta zona era parte de la huerta, antes de comenzar a urbanizarse. Las alquerías que la poblaban desde época musulmana regaban sus huertas gracias al potente sistema de acequias que aún ha dejado su huella en alguna zona del barrio, pero que resultan casi desconocidas para las generaciones jóvenes o para aquellos que, como yo, no somos nativos de aquí. Es una acción cultural sumamente importante que conlleva una investigación seria y que se podrá disfrutar ese día, pero, como se ha dicho, fue presentada también este domingo 13.

Este es el ingenioso panel explicativo que será desarrollado por sus creadores el próximo 26 de mayo.

Así que se inició, junto con varias actividades paralelas, la pintura de algunos rincones del barrio.

Aquí tenemos un antes, viene un en medio y un después.

Otro antes

Y después, la belleza va brotando de las paredes

Aquí tenéis reunidos todos los pasos del proceso y el magnífico resultado final.

Pero, no sólo se vive del arte y de las ideas. Hay que comer. Y se comió y bien, según me cuentan. Hay quien propone tres hurras por el cocinero y el cuerpo de pinches de cocina. No me niego: ¡Hip, hip, hurra!, ¡hip ,hip, hurra! ¡hip, hip, hurra!

Estos son algunos de los miembros de los equipos creativos

Un día importante el día 13 de mayo. El día en que tres barrios se unieron para iniciar el ambicioso proyecto de hermosear el entorno donde se desarrolla la vida de las gentes que viven en ellos. Ha sido todo un éxito de fraternidad y unión ciudadana. Una magnífica iniciativa que tendrá su continuación, hasta que en este lugar no quede ni un solo rincón feo.

Gracias a todos por ser tan creativos, entusiastas y trabajadores.

Los amantes de los conflictos

En un mundo como el que tenemos que, por otra parte no difiere tanto de otros momentos pasados, resulta insoportable que existan personas amantes de los conflictos. No me refiero a aquellos que ostentan graves responsabilidades de gobierno, que alguno hay que no sabe vivir si no es en guerra o en amenaza de ella. Me refiero a los de andar por casa; a la gente corriente con la que a diario compartes espacios de lo más cotidianos y poco significativos. De vez en cuando aparece alguien que es amante de los conflictos.

Este tipo de personas si no hay de qué discutir, busca un motivo y si lo hay, entonces es feliz porque la realidad parece darles la razón. Tienen o suelen tener un modelo de actuación. Primero se quejan de que los excluyen. Entonces, los bien pensantes, pro bono pacis  los incluyen. Una vez en el círculo de los que trabajan por alguna causa común, de esas -repito- cotidianas, se encrespan porque no les reconocen lo mucho que hacen, cuando, en realidad, solo se dedican a proponer imposibles o a proponerlos a destiempo. Aún así, para que no armen bulla, se les conceden algunas cosas carentes de sentido, pero como a nadie les importan demasiado, los dejan hacer. En el fondo esperando que el fracaso de sus iniciativas les haga ver la verdad. Pero no se quedan contentos. Están a la espera de la primera ocasión en la que sembrar la discordia.

Como cualquier cosa que se haga o se diga tiene la posibilidad de ser malinterpretada, inmediatamente -ellos que estaban al acecho- se encrespan y argumentan. Pero sus argumentos también siguen un patrón: Moralizan y se ponen de ejemplo; ‘Yo nunca hago esto que acabáis de hacer’ y, por eso, ‘aprovecho la ocasión para señalarlo’. ‘No se debe, pontifican, hacer eso, pues el mérito es de gente como yo, que no se señala y se pasa el día trabajando por el bien común’. Vuelvo a señalar que si algún logro se obtiene no ha sido por su esfuerzo, más bien todo lo contrario y que se sepa nada han hecho a favor de nadie.

Si nadie les planta cara, cosa que es frecuente, pues la gente no tiene interés en las discusiones interminables, siguen erre que erre hasta que alguien les sale al paso. Entonces viene la fase de repliegue; ‘no quise decir eso’, ‘me malinterpretáis’, ‘yo solo quiero lo mejor para todos’. Acto seguido, como nadie le secunda ni se hace eco en esos mea culpa mas bien desmañados, entonces pasa a la fase siguiente; la de declarar sus afectos cerrados con ‘te quieros’ a diestro y siniestro, pero sin nombrar a la persona o personas que en el fondo eran objeto de sus reproches. Como todo el mundo sabe de sus fobias, porque si no las dice cantando, las dice silbando, todo el mundo entiende que sus declaraciones de amor no son para devolver la calma e incluyentes, sino más bien excluyentes de aquellas personas a las que envidia o en cuyo lugar quisiera estar. Con sus reproches a todo lo que se hace bien, lo único que está declarando, imagino que a pesar suyo, es que quisiera ser quien ha tenido el logro o quien ha manejado la situación. En definitiva me recuerdan a aquel personajillo de cómic el visir Iznogud (no bueno) que quería ser califa en lugar del califa.

Estas criaturas amantes de los conflictos consiguen enervar a todos y si uno no se anda con cuidado termina por tener un estupendo conflicto sin ninguna necesidad.

Que el Señor los confunda.

Fin de viaje.

Queridos amigos, este último relato de estancia por tierras americanas no va en el epígrafe de Asociación Tacaná, pues se ha tratado de un viaje privado, sin intención solidaria y con el objetivo de disfrutar de la compañía de viejos amigos queridos y de descansar. Ha sido un verdadero acierto tomarnos esos pocos días y hacer esa excursión. Lo hemos pasado muy bien. Tan bien como se puede pasar el tiempo con personas a las que se quiere y que tienen una gran conversación. Que saben contemplar el mundo y sacar sus propias conclusiones en libertad y sinceridad. Una auténtica delicia. Ojalá lo podamos repetir pronto, aquí o allá.

Un paseo amable por Cuernavaca y Acapulco