Archivo de la categoría: Viajes

Semana Santa de Murcia

Todo el mundo conoce los Salzillos de la Semana Santa murciana y no cabe la menor duda de que son el santo y seña de esta ciudad en cuanto a imaginería se refiere. Así mismo, sus imágenes sirven para promocionar las hermosuras de esta ciudad junto con la frase ‘una ciudad con ángel’ y el bellísimo ángel  de Salzillo.

Sin embargo, no sólo en el pasado, como es el caso de Nicolás de Bussy y Mignan, autor de un San Pedro en el paso de la Negación, de 1699; o la Dolorosa de Roque López de 1787, sino en tiempos más cercanos, lucen imagineros como Sánchez Lozano, Juan González Moreno, José Hernández Navarro o el más reciente Ramón Cuenca, autores de hermosísimas imágenes que pueblan la devoción popular de Murcia.

Muchos de ellos desfilan en los pasos que saca la Real, muy ilustre, venerable y antiquísima archicofradía de la preciosísima sangre de Nuestro Señor Jesucristo, más conocida por ‘los coloraos’, en referencia al color de sus túnicas de penitentes.

En todas las cofradías, los estantes, es decir aquellos que soportan las andas de los pasos, llevan las túnicas arremangadas, mostrando unas hermosas enaguas blancas de batista bordada y las preciosas medias caladas y decoradas que se rematan en las esparteñas propias de los huertanos. Por encima del cinto aparecen los penitentes como gordos inflados, pues llevan toda clase de caramelos y golosinas, amén de bollos dulces, que han sustituido, en los últimos años, a los huevos duros, los bollitos de pan y las habas tiernas de antaño.

No dejan de ser, salvo excepciones notables, como las de la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, mucho más ordenada y silente, desfiles procesionales con cierta bulla, ya que los penitentes hablan entre sí y con sus familiares y amigos, que están al borde de la calzada contemplando su paso, y a los que obsequian con lo que se sacan de la faltriquera repleta de dulces.  Pero todos los desfiles deslumbran con sus bellísimas imágenes salidas de la mano de los imagineros arriba citados y casi todas ellas de abrumadora antigüedad, en perfecto estado de conservación. Así mismo tronos y fanales son de lo más hermosos y por eso os acompañamos unas cuantas imágenes, en las que se aprecia esa belleza y también el inmenso esfuerzo de los portadores, ya que en algunos casos, como el Lavatorio de pies, el número de figuras y de adornos y detalles es impresionante.

El tiempo, templado y sereno, más la presencia de nuestros hijos y nieto, nos ha permitido con creces disfrutar de esta Semana Santa y añadirle un encanto especial.

A punto de marchar a Centroamérica, no quiero dejaros sin este recuerdo.web12 web1 web2 web3 web4 web5 web6 web7 web8 web9 web11

 

La Virgen de la Arrixaca: Una imagen viajera

La Virgen de la Arrixaca, Patrona del Reino de Murcia, es una advocación de María que se representa, como puede verse, sedente, en majestad y con el Niño sobre las rodillas. Esta imagen de estilo bizantino y gran antigüedad, pues se remonta al siglo XIII, toma su nombre del arrabal de Murcia en donde se hallaba su santuario. Es posible que ya estuviera allí en tiempos de la presencia musulmana, sirviendo de acogida a mercaderes italianos que negociaban con la seda murciana.

Otra versión la sitúa sobre el arzón de la cabalgadura del Infante D. Alfonso, luego Alfonso X el Sabio, que conquistó estas tierras para la corona de Castilla. El futuro monarca, muy devoto de la Virgen, a esta advocación le dedicó una de sus famosas Cantigas, la dejó en la ciudad, atribuyendo el mérito de su empresa a la ayuda de la Virgen y designándola como protectora del Reino de Murcia.

Sea como fuere, esta imagen, que viajaba con el rey o bien acogía a viajeros que venían a la ciudad, cumple hoy, gracias al entusiasmo de los miembros de su Cofradía y de la acogida de los fieles de las distintas ciudades y pueblos, su antigua pasión viajera. A lo largo del año se traslada a distintos lugares a visitar a sus hijos.

Como ‘extranjera’ en esta región y por lazos familiares vinculada a esta Cofradía, me cumplió el pasado fin de semana el honor de acompañarla, al menos un día, en su visita a Jumilla.

Este acompañamiento nos permitió disfrutar de un maravilloso domingo de sol, el día 26 de enero, participar en una eucaristía en la iglesia del Salvador, con su hermoso trampantojo del altar mayor, compartiendo la oración con los pequeños catecúmenos de la parroquia que con entusiasmo cantaron, rezaron y se empaparon de la historia de la Virgen. Luego, acompañaron a la Virgen, agitando sus banderitas, en su paseo por la ciudad, camino del bello templo de Santiago, cuyo retablo barroco es digno de verse.

Finalizada la ceremonia religiosa, aprovechamos para dar una vuelta por el pueblo y sus alrededores, contemplando las hermosas casas del siglo XIX con sus enrejados primorosos; el castillo que aún vigila el paso del puerto; el convento de Santa Ana y su hermosa pinada sobre agrestes cerros.

Tras la visita turística, por azar topamos con el Restaurante Loreto, donde probamos un menú estrecho y largo que fue una delicia y gozamos del marco de esa hermosa casa rehabilitada con gusto y que ofrece una cocina y unos caldos (como no podría ser de otro modo) inmejorables. Allí entre pequeños aparadores y vitrinas de época, relucientes arañas de cristal que cuelgan de primorosos rosetones de escayola policromada y paredes de tonos cálidos, además de disfrutar con el paladar, gozamos con las sugerentes pinturas de Esteban Martínez.

Un día completo en honor de la Virgen visitadora, que nos dio la oportunidad de compartir la devoción con los jumillanos y disfrutar de su ciudad.

virgen1.def

Iglesia de El Salvador
Iglesia de El Salvador
Altar Mayor de El Salvador
Altar Mayor de El Salvador
La Virgen
La Virgen
Los catecúmenos
Los catecúmenos
Se forma la procesión
Se forma la procesión
La Virgen en andas
La Virgen en andas
Iglesia de Santiago
Iglesia de Santiago
Entrando en la iglesia de Santiago
Entrando en la iglesia de Santiago
Altar mayor de Santiago
Altar mayor de Santiago
El Hermano Mayor proclama la despedida a la Virgen
El Hermano Mayor proclama la despedida a la Virgen
Un cofrade lee el acta de cierre
Un cofrade lee el acta de cierre
Plaza del Ayuntamiento
Plaza del Ayuntamiento
Museo de la Semana Santa de Jumilla
Museo de la Semana Santa de Jumilla
Uno de los comedores del restaurante Loreto. Se aprecian las pinturas de Esteban Martínez
Uno de los comedores del restaurante Loreto. Se aprecian las pinturas de Esteban Martínez

 

Karlovi Vari (Carlsbad)

Nuestra última visita en la República checa fue a este lugar famoso por sus aguas termales.

Cuando nos dijeron que visitaríamos este lugar, tengo que reconocer que no me sonaba de nada. Viajando se aprende y, sobre todo, se descubre que uno ya lo sabía y lo tenía olvidado. Tanto es así que cuando pusimos en relación su nombre en checo y su nombre en alemán no sólo nos dimos cuenta de que nos sonaba, sino de que teníamos en casa, desde hace más de veinte años, una vajilla de bohemia, es decir, de allí mismo.

El lugar es precioso. Se trata de un profundo valle rodeado de montañas suaves por el que corre un río transparente y cálido que se llama así; Río templado. Es de sospechar que sea un cráter de volcán.

Las aguas nacen a modo de geiser a una temperatura muy alta, más de 60º. La ciudad está llena de hoteles, restaurantes y columnatas, donde se reparten las distintas fuentes que se han ido utilizando a lo largo de los años. El balneario más moderno no tiene mucha gracia y son más bonitas las columnatas románticas del siglo XIX o las de estilo neoclásico.

Abundan los edificios modernistas de hermosas fachadas, hay una iglesia barroca notable y una iglesia ortodoxa rusa recién restaurada que conserva en su interior algunos preciosos iconos antiguos y luce al sol sus altivas cúpulas en forma de cebolla.

La ciudad en torno a las fuentes es muy turística, llena de comercios de cristal de bohemia, vajillas y granates, pero no resulta ofensiva pues ha cuidado y conservado el entorno de manera pulcra y respetuosa. Es un lugar para ir a pasar unos días, tomar las aguas  y relajarse.

La iglesia ortodoxa rusa

La iglesia ortodoxa rusa

Este antiguo balneario está en desuso, pero el edificio es muy bonito
Este antiguo balneario está en desuso, pero el edificio es muy bonito

1Fuentesaguas1act

El chorro de aguas calientes
El chorro de aguas calientes
Edificios modernistas
Edificios modernistas

3Edificios2 4Edificios3 5Edificios5 6Edificios6

Detalle de una fachada modernista
Detalle de una fachada modernista
Edificio modernista en donde vivió Dvorak
Edificio modernista en donde vivió Dvorak
Iglesia barroca
Iglesia barroca
Interior de la iglesia barroca
Interior de la iglesia barroca
Carlos Marx venía a tomar las aguas
Carlos Marx venía a tomar las aguas
Este edificio es un adefesio. Lo curioso es el coche de paseo y descubrir que la célebre cadena Bata de zapaterías son de aquí.
Este edificio es un adefesio. Lo curioso es el coche de paseo y descubrir que la célebre cadena Bata de zapaterías son de aquí.
Vista general
Vista general
El cálido rio templado
El cálido rio templado
Columnatas
Columnatas
Columnatas
Columnatas
Columnatas
Columnatas
El gran Hotel
El gran Hotel

Praga, la ciudad del Moldava

En ese precioso viaje que hemos hecho por Centroeuropa, la guinda fue la ciudad de Praga.

Esta lindísima ciudad está dividida por el río Moldava que es tan hermoso, al paso de la ciudad, que él solo es un espectáculo digno de verse. Hay tres barrios principales; dos en una orilla, el del castillo y el Barrio Pequeño (Mala Strana), y el otro, Ciudad Nueva, en la otra orilla. Los une el célebre puente medieval de Carlos IV.

La acumulación de Palacios en el barrio del castillo es muy notable, pero tampoco es corto el número de edificios de todas las épocas del resto de la ciudad. La Plaza Central, con su catedral escondida tras una casa de color rosa, es amplia y llena de vida. Cerca de ella está el conocido reloj astronómico con sus figuras móviles y los doce Apóstoles que se asoman por una ventanita. Pasear por la calle Paris, llena de tiendas de firmas, no es lo más notable, sino contemplar los edificios modernistas. También se acumulan en la plaza Estanislao, rematada por el imponente Museo de Bellas Artes y donde, además del bullicio, hay un par de edificios cubistas muy interesantes.

Callejeando se llega al límite de esta parte central de la ciudad y a la Torre de la Pólvora. En el antiguo enclave del Palacio real existe hoy una soberbia Casa de la Cultura, de estilo modernista y decorada por Mucha. Cada rincón de este edificio merecería por sí solo una serie fotográfica. Hasta los ojos de buey o mirillas de cristal esmerilado de los aseos son dignos de verse. No digamos los muebles, relojes, lámparas, los percheros, las barandillas y los suelos o el revestimiento cerámico de las paredes.

En esta ciudad, centro del misticismo judío durante siglos, son interesantes las sinagogas, desde las medievales hasta otras más modernas de estilo morisco.

Toda la ciudad está jalonada de estatuas impresionantes, desde las que adornan el puente de Carlos, hasta la de Juan Huss en la plaza central, pasando por la de Carlos IV o la del rey Estanislao. Algunas sorprenden como el Calvario que se halla en la entrada de un Hotel actual, antiguo convento, en el barrio del castillo. Cerca de la sinagoga morisca, se halla una dedicada a Kafka, muy interesante, y abundan los rostros en relieve de personajes como el mismo Kafka, Kepler o Beethoven, pues todos ellos o nacieron o vivieron allí.

Las iglesias barrocas, como las dos dedicadas a San Nicolás, la de la plaza central con una magnífica lámpara de cristal de bohemia, son todas ellas espléndidas.  Digno de verse es el altar del Niño Jesús de Praga, talla española de vestir llevada por una noble de aquí, casada con un noble local, en el siglo XVI o el mausoleo de San Juan Nepomuceno, cuya leyenda ha podido con la historia y que está en la catedral del barrio central.

Si hay una obra digna de consideración es la llamada Catedral del Castillo. Iniciada en el siglo XII-XIII, quedó sin acabar. A finales del XIX, se decidió concluirla y el arquitecto encargado tuvo el acierto de prolongarla en el mismo estilo, logrando un neogótico que es tan hermoso como el de siete siglos atrás. Desde el exterior se nota perfectamente el corte de las etapas, separadas por una puerta dorada de mosaico del primer periodo.

Lugares encantadores son el canal del Moldava y su vieja noria o las vistas del río desde cualquier ángulo. la ciudad es hermosa de día, tuvimos la suerte de tener sol, pero también lo es de noche. Es también una ciudad muy musical. Los conciertos de órgano se encuentran a todas horas en cualquier iglesia e incluso hay un piano en los bajos de la Ópera que cualquiera puede tocar, pero no llevarse a casa, ya que está sujeto con unas cadenas.

Los tranvías funcionan muy bien y la cerveza es estupenda, sobre todo las diversas variedades de negra.

Un toque personal. Allí todavía existe una sucursal de los almacenes británicos Marks&Spencer que son uno de mis vicios y cuya desaparición de España llevé muy mal.

Para otro día se queda la excursión que hicimos a Karlovi Vari.

El Ayuntamiento de la Ciudad Nueva
El Ayuntamiento de la Ciudad Nueva
La banda del Castillo
La banda del Castillo
Antiguo convento, convertido en Hotel, con su Calvario en la puerta
Antiguo convento, convertido en Hotel, con su Calvario en la puerta
Torre del convento de Loreto en el Barrio del Castillo
Torre del convento de Loreto en el Barrio del Castillo
Plaza de San Nicolás en Mala Strana
Plaza de San Nicolás en Mala Strana
El Niño Jesús
El Niño Jesús
Torre de San Nicolás, Mala Strana, de noche
Torre de San Nicolás, Mala Strana, de noche
Fachada de San Nicolas en Mala Strana
Fachada de San Nicolas en Mala Strana
Cambio de guardia en el Castillo
Cambio de guardia en el Castillo
El pequeño canal
El pequeño canal
Fachada de la casa de la cultura
Fachada de la casa de la cultura
Interior de la casa de la Cultura
Interior de la casa de la Cultura
La Casa de la cultura de noche
La Casa de la cultura de noche
Entrada al Castillo
Entrada al Castillo
La catedral del Barrio del Castillo al fondo
La catedral del Barrio del Castillo al fondo
Vista general de la fachada
Vista general de la fachada
El pórtico central del XIX
El pórtico central del XIX
El rosetón del XIX
El rosetón del XIX
El lado derecho es el más antiguo
El lado derecho es el más antiguo
La parte antigua de la Catedral, en el interior
La parte antigua de la Catedral, en el interior
Interior de la Catedral del Castillo
Interior de la Catedral del Castillo
La catedral y su casa adosada
La catedral y su casa adosada
Convento en el Barrio del Castillo
Convento en el Barrio del Castillo
El piano encadenado
El piano encadenado
Edificio cerca de la öpera
Edificio cerca de la Ópera
Edificios de la Plaza Central
Edificios de la Plaza Central
Edificios de la Plaza Central
Edificios de la Plaza Central
Edificio donde residió Beethoven
Edificio donde residió Beethoven
Edificios modernistas de la Plaza Estanislao
Edificios modernistas de la Plaza Estanislao
Edificio dedicado a San Jorge en la calle Paris
Edificio dedicado a San Jorge en la calle Paris
Edificio donde nació Kafka
Edificio donde nació Kafka
Casa donde vivió el astrónomo Kepler
Casa donde vivió el astrónomo Kepler
En el puente de Carlos este Calvario tiene la peculiaridad de la leyenda en hebreo
En el puente de Carlos este Calvario tiene la peculiaridad de la leyenda en hebreo
Carlos IV
Carlos IV
Estatua ecuestre de Estanislao
Estatua ecuestre de Estanislao
Juan Huss
Juan Huss
Estatua dedicada a Kafka
Estatua dedicada a Kafka
San Juan Nepomuceno, en el puente de Carlos
San Juan Nepomuceno, en el puente de Carlos
A estos ya los conocéis
A estos ya los conocéis
Los mártires de la Primavera de Praga
Los mártires de la Primavera de Praga
Otra vista del Moldava
Otra vista del Moldava
El Moldava y sus troncos que protegen al puente de Carlos de las heladas
El Moldava y sus troncos que protegen al puente de Carlos de las heladas
El Moldava
El Moldava
El Moldava de noche
El Moldava de noche
Museo de Bellas Artes
Museo de Bellas Artes
La noria del canal
La noria del canal
Palacio del Barrio del Castillo, ahora Misniterio de AQsuntos Exteriores
Palacio del Barrio del Castillo, ahora Ministerio de Asuntos Exteriores
Palacio en el Barrio del Castillo
Palacio en el Barrio del Castillo
Palacio en el Barrio del Castillo
Palacio en el Barrio del Castillo
Palacio del Barrio del Castillo. Los esgrafiados son muy comunes y preciosos
Palacio del Barrio del Castillo. Los esgrafiados son muy comunes y preciosos
La Plaza del Castillo
La Plaza del Castillo
Puente de Carlos, de noche
Puente de Carlos, de noche
La Catedral de día
La Catedral de día
Vista nocturna de la Catedral de la Ciudad nueva
Vista nocturna de la Catedral de la Ciudad nueva
La Plaza Estanislao
La Plaza Estanislao
El reloj astronómico
El reloj astronómico
Detalle de la Iglesia de San Jorge en el Barrio del Castillo
Detalle de la Iglesia de San Jorge en el Barrio del Castillo
San Nicolás
San Nicolás
Lámpara en San Nicolás
Lámpara en San Nicolás

Sinagogas2

Sinagoga morisca
Sinagoga morisca
Sinagoga española
Sinagoga española

TorrePolvora

Vista trasera de la Torre de la Pólvora
Vista trasera de la Torre de la Pólvora
La Torre de la Pólvora de noche
La Torre de la Pólvora de noche
Uno de los edificios de la calle Paris
Uno de los edificios de la calle Paris
El puente de Carlos IV de día, muy animado con grupos de música, pintores y artesanos
El puente de Carlos IV de día, muy animado con grupos de música, pintores y artesanos
La sinagoga más antigua
La sinagoga más antigua

Viena

Nuestro viaje por Europa central continuó con Viena.

Quizá este fue el punto en que la estancia se hizo algo corta, pues la ciudad es inmensa, está cuajada de hermosísimos edificios, a cual más monumental y hermoso, y las anchas y llanas avenidas invitan a pasear con calma.

Aún así, cumplimos con algunos de los rituales; visitar iglesias barrocas, como San Carlos Borromeo, góticas, como la de los Agustinos que custodia la macabra reliquia de los corazones de los emperadores, o la catedral. Tomamos la célebre tarta Sacher en el café del mismo nombre, vimos la noria del Prater y recordamos El tercer hombre. Fuimos a ver palacios, como Belvedere o la sede del Imperio Austro-húngaro, con la sombra de Sissi, flotando en el aire.

Pero, si por algo merece la pena visitar Viena, es sin duda por la célebre Sala Dorada que todos hemos visto cada primero de año en el archiconocido concierto de Año Nuevo. Palmear al compás de la marcha Radesky, aunque sea en el mes de septiembre, tiene su aquel.

Como buenos turistas, nos fotografiamos aquí y allá.

Esta es la iglesia de los Agustinos
Esta es la iglesia de los Agustinos
Ayuntamiento de Viena. Tiene un precioso restaurante modernista, donde comimos muy mal
Ayuntamiento de Viena. Tiene un precioso restaurante modernista, donde comimos muy mal
Desde la fuente de Neptuno, vista de la fachada interior de Belvedere
Desde la fuente de Neptuno, vista de la fachada interior de Belvedere
Fachada principal de Belvedere
Fachada principal de Belvedere
Avenidas, tranvía y bicicleta le dan su aire peculiar a esta ciudad.
Avenidas, tranvía y bicicleta le dan su aire peculiar a esta ciudad.
La catedral
La catedral
La columna de la Peste. La hay en cada una de estas ciudades.
La columna de la Peste. La hay en cada una de estas ciudades.
Esplendor del barroco en San Carlos Borromeo
Esplendor del barroco en San Carlos Borromeo
Hunderwasse, el célebre arquitecto hizo esto como vivienda social
Hunderwasse, el célebre arquitecto hizo esto como vivienda social
El Imperio y su palacio
El Imperio y su palacio
El Imperio y su Palacio
El Imperio y su Palacio
Un turista
Un turista
Las bocas de metro modernistas son una preciosidad
Las bocas de metro modernistas son una preciosidad
La noria del Prater
La noria del Prater
Concierto mozartiano en la Sala Dorada
Concierto mozartiano en la Sala Dorada
Vista general de la Sala Dorada
Vista general de la Sala Dorada
Iglesia de San Carlos con sol poniente
Iglesia de San Carlos con sol poniente
Tarta Sacher
Tarta Sacher
Unos turistas melómanos
Unos turistas melómanos

Unos días en Budapest

Como sabéis muchos de vosotros, lectores asiduos de esta página, hemos pasado unos días recorriendo Budapest, Viena y Praga.

En esta primera entrega he seleccionado algunas de las vistas de Budapest. La ciudad es hermosa y extensa. Tiene magníficos edificios en todas sus grandes avenidas. Pero el corazón de la ciudad es el río Danubio, que como es conocido, las separa en Buda, en alto, y Pest en la llanura de la otra orilla.

Las vistas de los puentes, la isla Margarita, el edificio del Parlamento, el Castillo en lo alto, los barquitos de recreo son hermosísimas de día, pero mágicas de noche.

El Museo de Bellas Artes, que está en lo alto del cerro, con la estatua ecuestre de Eugenio de Saboya al frente, contiene una magnífica colección de pintura húngara contemporánea y del siglo XX. Subir en los añejos vagones  del teleférico es un paseo encantador.

La célebre sinagoga de Budapest es una joya arquitectónica de sabor bizantino. Su interior es aún más bonito que el exterior.

Es estupendo callejear y toparse con unos bailes folclóricos que los ejecutantes realizan con total dedicación y seriedad.

El propio edificio del Hotel es una joya artdecó
El propio edificio del Hotel es una joya artdecó
Los vapores del tranvía dejan entrever una hermosa luna llena
Los vapores del tranvía dejan entrever una hermosa luna llena

Para que se vea que estuvimos

Es un gran edificio que alberga un cementerio y un memorial de las víctimas del Holocausto.
Es un gran edificio que alberga un cementerio y un memorial de las víctimas del Holocausto.

Puente de las cadenas Panorámica Bastión de los Pescadores

Los tejados de teja vidriada son preciosos
Los tejados de teja vidriada son preciosos
De noche es dorado, de día blanco
De noche es dorado, de día blanco
Es un edificio muy hermoso y lleno de vida, olores y colores
Es un edificio muy hermoso y lleno de vida, olores y colores
La torre del Bastión de los Pescadores se refleja en las ventanas de un hotel
La torre del Bastión de los Pescadores se refleja en las ventanas de un hotel

El puente y el Castillo Fastuosos edificios El rio de noche Otro de los puentes

De noche es más bonito porque parece más ligero
De noche es más bonito porque parece más ligero

El Parlamento

Con revuelo de enaguas
Con revuelo de enaguas
Con total seriedad
Con total seriedad
En realidad es un trenecito sobre raíles
En realidad es un trenecito sobre raíles

La ciudad y el Danubio

Vivir en Murcia I

El barrio
El barrio
Plaza Juan XIII
Plaza Juan XIII
Ronda Norte
Ronda Norte

4FachadaSjuandDios2

Altar mayor
Altar mayor
La cúpula
La cúpula

La Merced

Al fondo monumento a Salzillo
Al fondo monumento a Salzillo
Altar mayor
Altar mayor
Santa Eulalia
Santa Eulalia

Fachada de S. Juan d Dios

Precioso neo-mudéjar
Precioso neo-mudéjar
Museo Bellas Artes
Museo Bellas Artes

Rincon verde Rincon verdeYa muchos de vosotros sabéis que nos hemos mudado a Murcia.
Muchos piensan cómo es posible que nos hayamos cambiado a una capital de provincias, en lugar de seguir en Madrid.
Esta serie que pretendo desarrollar, y que colgaré en ‘viajes’, quiere dar respuesta a esa pregunta.
Muchos piensan en un sureste árido, seco, caluroso. En una ciudad pequeña, sin alicientes, sin vida. Pero están muy equivocados. En cada rincón hay árboles, muchas calles conservan sus arbolitos de sombra, hay pequeñas placetas con jardines, las grandes avenidas también están presentes y los edificios altos y llenos de cristales, alternan con fachadas barrocas y plazoletas con palacetes y casas del siglo XIX, con hermosos herrajes en las balconadas.
Hay un gran teatro clásico y otro más informal, un auditorio de música con sus programaciones anuales. Existen numerosos museos y vestigios que se pueden visitar, pero no quiero adelantar acontecimientos. Todo ello acompañado de diversas salas de exposiciones, conferencias y presentaciones de todo tipo.
Posee, pues, Murcia una oferta cultural variada y múltiple, pero -y esto es lo más importante- abarcable. Podemos ir andando a todas partes, no hace falta sacar las entradas con meses de antelación y con horas por delante para acudir a cualquier lugar por aquello de los atascos.
Se sale de paseo y se topa uno con los festejos, los desfiles o las actuaciones callejeras. Si los quiere evitar, también puede con facilidad, pues en todas las esquinas hay algún parquecillo recoleto en el que sentarse a tomar el fresco o el sol.
Nosotros vivimos en un pequeño barrio de calles sombreadas y edificios de cuatro plantas, lleno de comercios ‘con de todo’, del que, para la vida diaria, no es necesario salir. Posee un par de parquecillos cercanos, un gran hospital y algunos edificios públicos, además de colegios de todos los tamaños, muchos bares, farmacias y, por supuesto, varias tiendas de ‘chinos’. En cuanto sales del barrio, menos de doscientos metros, ya estás en grandes avenidas y plazas que dan paso a diversas calles amplias. El arbolado y las plazas con jardín te salen al encuentro a cada paso.

Los edificios notables alternan con espacios urbanos modernos en un equilibrio pocas veces logrado en las ciudades. Quizá el mejor ejemplo sea la plaza de la catedral, pero eso se queda para otro día.

Hoy simplemente mostraré el Edificio de la Universidad, antiguo convento de La Merced y que está en el puro centro de la ciudad, junto a una zona de grandes edificios de viviendas modernas y bien construidas. Los árboles están siempre presentes, como se puede comprobar.

Hemos hecho nuestra primera visita cultural a dos espacios notables.

El Museo de Bellas Artes que forma un hermoso conjunto con un centro escolar de estilo neo-mudéjar. El edifico del museo conserva las fachadas conventuales que se levantaban en el mismo lugar y posee una colección permanente de pintura que va desde el siglo XV hasta el siglo XX, con piezas más que notables, incluidos dos bocetos de Valdés Leal que sorprenden al no muy conocedor por su animado colorido. Lo mejor del Museo, entre otras cosas y para mi gusto: Las esculturas de Campillo y las pinturas de Rafael Tejeo.

La segunda visita fue a la capilla de San Juan de Dios, para ver una exposición temporal del imaginero, pintor y escultor contemporáneo Arturo Serra.
La capilla, su entorno exterior y sus restos arqueológicos son verdaderamente impresionantes. Ubicada sobre el alcázar islámico, es oblonga, con una cúpula muy curiosa y unas magníficas imágenes. Merece la pena verse.

Entre el Museo de Bellas Artes y la Capilla de San Juan de Dios, visitamos al paso la Iglesia de Sta. Eulalia. Es un hermoso edificio, en una alegre plazoleta que tiene un monumento a Salzillo. El interior tiene dos cosas notables, entre otras: Los trampantojos del altar mayor y de los laterales, y una capilla del Sagrario en donde se reúnen, siguiendo las indicaciones del Concilio Vaticano II la mesa de la Palabra y del Cuerpo de Cristo.

Esta es nuestra primera visita cultural. El próximo mes haremos alguna otra y os iré mostrando las bellezas de esta ciudad.

 

El Biotopo Mario Dary Rivera

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

El también conocido como Biotopo del Quetzal se encuentra en el Departamento de Baja Verapaz en Guatemala.

Es un lugar fantástico que merece la pena visitar.

Existe una Fundación Mario Dary dedicada a la conservación y estudio de la Naturaleza.

El fundador, de origen palestino, es uno de los más destacados científicos de Guatemala, en el siglo XX

Entradas anteriores Viajes

En esta primera publicación, os vamos a recopilar todas aquellas que se encontraban en el formato de página anterior. A continuación tenéis el listado en el mismo orden en el que estaban.

GUATEMALA 2008
NOTAS

CHINA 2009 
Turquía 2011 (1) Turquía 2011 (2)  Turquía 2011 (3)  Turquía 2011 (4) Turquía 2011 (5) Turquía 2011 (6) 
Nicaragua 2012
Honduras 2013  NUEVO
Guatemala 2013. Domingo de Ramos  NUEVO
Guatemala 2013. Semana Santa en Urbina Cantel. Parte I  NUEVO
Guatemala 2013. Semana Santa en Urbina Cantel. Parte II  NUEVO
Guatemala 2013. Semana Santa en Urbina Cantel. Parte III  NUEVO
Guatemala 2013. Semana Santa en Urbina Cantel. Parte IV  NUEVOGuatemala 2013. Emociones encontradas  NUEVO
La Historia del Volcán  NUEVO