Archivo por meses: noviembre 2014

La procesión de las doce estrellas

El sábado día 29 de noviembre se ha celebrado en Murcia una solemne procesión en la que lucieron doce hermosísimas representaciones de la Virgen. Las imágenes, de diferente antigüedad y factura, procedían de varios lugares de la Región.

La más antigua presidía la procesión; Santa María de la Arrixaca, antigua patrona del Reino de Murcia y entre las más notables podríamos destacar a la Virgen del Carmen, rodeada de ángeles, rescatando ánimas del Purgatorio en un conjunto imaginero de gran belleza y valor. Otra de las destacadas, entre las muchas bellezas, era la Virgen del Rocío, en su trono-carreta tirado por lucidos bueyes de pelo caoba.

Hermosos de ver, sin duda, eran los grupos de monaguillos y turiferarios, los portadores de ciriales con recamadas dalmáticas, los maceros del Ayuntamiento, las numerosas bandas de música, cuajadas de jóvenes intérpretes, y el marco de las callejas por las que discurría, desde el Arco de San Juan, pasando por la Catedral y la Plaza del Teatro de Romea para regresar a su templo de San Juan Bautista.

Santa María de la Arrixaca estrenaba trono para la ocasión y el resto de los tronos con sus fanales y flores acompañaban de aromas y luz al resto de las imágenes. Una fiesta, a demás de para la devoción, para los sentidos: el brillo, el color, la dulzura de los rostros, sus bordados trajes, el olor de las nubes de incienso y los sones de las bandas. Para muchos no creyentes era un espectáculo, para los fieles un modo de demostrar veneración y respeto. Unos y otros acompañaban a las imágenes.

Por calles paralelas, discurría otra procesión cívica. La de aquellos ciudadanos sensibles a la situación de crisis, quienes manifestándose reclamaban trabajo, pan y dignidad. Cada uno de los grupos, a su modo, mostraban su preocupación por la realidad que nos rodea. Los primeros se encomendaban a la Virgen, los segundos movían a las conciencias de los despistados. Pero todos no me cabe duda estaban preocupados por el bien común.

Las imágenes correspondían a la Virgen de la Arrixaca, Nuestra Señora de la Candelaria, Santa María de Gracia, La Dolorosa, La Virgen del Rosario de Fátima, La del Rocío, la Virgen del Carmen, Nuestra Señora de la Cabeza, la Fuensanta Peregrina, Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora del Olvido y la Inmaculada Concepción. Este orden tiene su razón en que cada una de estas advocaciones se celebra un mes determinado, desde enero a diciembre

Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia de San Juan Bautista
Se inicia la procesión
Se inicia la procesión

salidaproc2

Santa María de la Arrixaca
Santa María de la Arrixaca
La Fuensanta Peregrina
La Fuensanta Peregrina
La Peña con sus atavíos típicos
La Peña con sus atavíos típicos
El hermano Ángel
El hermano Ángel
Llega la noche
Llega la noche
La Virgen de los Dolores
La Virgen de los Dolores

12estrellas3

Los bueyes del Rocío
Los bueyes del Rocío

12estrellas6

La Virgen del Carmen
La Virgen del Carmen

 

El placer de la lectura

Hace un par de días, tuve el privilegio de asistir como ‘autora’ a una reunión de un Club de lectura. Por primera vez recibí la opinión de lectores de una de mis obras y fue verdaderamente gratificante. El presentador de la sesión, en un momento determinado, me preguntó acerca de cuál era el impulso que me movía a hacer las cosas que he hecho y hago, tanto en la escritura literaria, como en la profesional o bien como persona ocupada en acciones para el desarrollo. La verdad es que la pregunta me pilló a contrapelo. No me había pasado por la imaginación que alguien me preguntara por los motivos profundos de las cosas que hago y que tienen o han tenido cierta proyección; mi trabajo profesional, la escritura y la labor humanitaria.

A bote pronto hubiera contestado que me han ido viniendo a las manos y he respondido a una demanda. Tenía que vivir y por eso me busqué una profesión; necesitaba contar cosas y por eso escribo; hay muchas necesidades en el mundo y de alguna manera hay que contribuir a paliarlas.

Pero quizá se activó algo dentro de mí y la respuesta fue: Porque quiero transformar el mundo. Una vez en casa, me pareció que la respuesta era muy pretenciosa, pero en el fondo tengo que reconocer que era absolutamente sincera.

Este hecho me ha llevado a reflexionar sobre el asunto y, desde luego, me reafirmo en que siempre he querido transformar el mundo. Estoy plenamente convencida de que estamos aquí para hacer de él un lugar mejor y diferente del que recibimos, al menos en los defectos que somos capaces de detectar.

Cuando estudié mi carrera, fue por imposición. Mis intereses iban por otro lado, pero una vez que la concluí y comencé mi ejercicio profesional, fui descubriendo que había muchas cosas que mejorar en la pura metodología de la profesión, pero también en los temas y motivos que se podían escoger como objeto de interés e investigación. El mundo tenía demasiados prejuicios acerca de una cultura como la árabe y el islam, como para pasar sobre ellos, dedicándome a investigar únicamente en el pasado medieval. Durante muchos años he tratado de mostrar a mis alumnos así como a diversos auditorios que el islam es una gran religión y la cultura árabe posee grandes valores universales.

Cuando me inicié en la escritura creativa lo hice porque en mi casa, mi madre era una gran narradora y mi padre un buen poeta. La casa respiraba letras y era un juego habitual y un tema de conversación recurrente. De manera que me hallaba condicionada por el medio, sin duda. pero la verdad es que para poder escribir hay que observar el entorno y, en él, se perciben las desviaciones personales, sociales, políticas y de toda índole. Cambiar esa realidad en muchos casos absurda, en otros sufriente, y los más, decepcionante, es algo que se puede hacer desde un papel. El escritor es una especie de demiurgo que puede componer el mundo a su antojo y ello le permite resolver los conflictos, darles salida o si no es capaz al menos llevarlos hasta sus últimas consecuencias. Es frecuente ver como los problemas personales, la mayoría de las veces, se enquistan y se convierten en un círculo vicioso. El escritor puede dar testimonio de ello o cortar el nudo. En definitiva puede cambiar la realidad.

El mundo está necesitado de la voz de los que tienen voz para que hablen y actúen en nombre de los que carecen de ella y de capacidad de acción. Una labor humanitaria no consiste en ser caritativo, que también, sino en ser consciente de que si uno se viera en trance semejante le gustaría encontrar algún apoyo. Consiste en reconocer que lo que uno ha recibido es fruto de la gratuidad y que otros no reciben lo mismo. Es una forma de reponer la justicia y de mostrar empatía hacia quienes pertenecen a la misma raza humana. Lo más frecuente es que pensemos que nuestras buenas vidas son algo que nos merecemos o nos hemos ganado, y que aquellos que no disfrutan de los mismos bienes u oportunidades están pagando sus propias culpas o las de sus antepasados. Pensar de otro modo  y actuar en consecuencia supone una forma de transformación del mundo que trata de reponer la dignidad a todos los seres humanos.

A veces, una pregunta inteligente nos hace ser más inteligentes y poner nombre a las razones por las que actuamos. Gracias por leer mi libro, gracias por compartir los pensamientos que suscitó y gracias por hacer preguntas importantes que nos devuelven la oportunidad de dar razón de nosotros mismos.

Durante el taller de lectura
Durante el taller de lectura

Se graduaron

En estos días pasados, dos de las beneficiarias de las Becas Kristina Iturralde, dentro del Proyecto ‘Somos libres’ se han graduado en Guatemala.

Camino, una voluntaria de la Asociación Tacaná, ha tenido ocasión de asistir a las dos ceremonias en que se graduaron Yocelin Valdés y Catalina Tambriz.  Es para nosotros, los miembros, socios, voluntarios y simpatizantes de la Asociación Tacaná un motivo de orgullo y alegría.

Ellas han hecho un gran esfuerzo para lograr este objetivo y nuestros donantes son los héroes de esta pequeña historia. Con su generosidad lo han hecho posible.

En el grupo, podemos ver a Yocelin con su traje académico, rodeada de su hermana Carla, a la que algunos recordaréis porque era la muchacha a la que mordió un perro y pasó más de un mes para librarse de una fuerte infección. Junto a ellas, están Camino, la voluntaria de Tacaná, el pastor de la Iglesia Evangélica, don Manfredo y su esposa Alba, el P. Roberto, de la Iglesia católica, Don Urbano y Doña Caty, benefactores del Hogar Luis Amigó. Todos ellos se ocupan también de estas muchachas y les prestan su apoyo.

En la otra imagen aparece Cata Tambriz en el momento de recibir su diploma de Bachiller en enfermería.

Además de hermosas, estas muchachas han trabajado duro para lograr este diploma. Esperamos que ello contribuya a que tengan un mejor futuro y sean independientes económicamente, puedan hacer realidad sus sueños y llevar una vida digna. Se lo deseamos de todo corazón.

Catalina Tambriz, recibiendo su diploma.
Catalina Tambriz, recibiendo su diploma.
De izda a dcha. detrás Camino, Alba y Manfredo, delante Urbano, Caty, Roberto y Carla, con Yocelin Valdés.
De izda a dcha. detrás Camino, Alba y Manfredo, delante Urbano, Caty, Roberto y Carla, con Yocelin Valdés.

Desde la Asociación Tacaná las seguiremos apoyando, pues, aunque ellas ahora están buscando trabajo, quieren seguir estudiando y acceder a títulos superiores. Las tres, además de Viviana que se graduó hace unos días, tienen capacidad para lograrlo y por ello seguiremos dándoles ánimos y aportando, en la medida de nuestras posibilidades, el apoyo económico necesario.

Es importante que difundáis entre vuestros amigos y parientes la labor de la Asociación. Cuantos más fondos tengamos, más nos podremos comprometer en la ayuda a largo plazo. Lo que aquí resulta algo que gastamos sin darnos cuenta, en muchos casos, allí salva una vida y la encauza por el sendero de la esperanza en el futuro. De paso estamos aupando a un hermoso país, pues cuanto más educada y formada sea su gente, más posibilidades tendrá su tierra de salir de la violencia y la pobreza.

Ya sabéis que estamos sosteniendo a estas muchachas de Guatemala, más a otros cuatro  jóvenes de allí, pero que no pertenecen al Hogar Luis Amigó, y a tres muchachos, dos chicas y un varón, de Nicaragua. En total tenemos a once  beneficiarios del Proyecto ‘Somos libres’. Seamos ambiciosos y pongamos a disposición de este proyecto algo más. Los resultados son espectaculares tanto en el mero hecho de la formación profesional, como en el desarrollo personal y la maduración de jóvenes que han carecido de todo, incluso del apoyo y el afecto familiar. Las Hermanas Terciarias Capuchinas han hecho una gran labor con ellas, pero no basta y  tenemos que seguir apoyando.

Una vez más, gracias a todos los donantes y simpatizantes.

Niño, que viene el Coco

Muchos recordarán que hace años, bastantes, se asustaba a los niños que no querían comer o que se negaban a ir a dormir a su hora con el Coco, el Hombre del saco o la bruja Piruja.

Por supuesto estas prácticas -como digo, hace mucho- han quedado abolidas por la moderna forma de educar a los niños. No se les debe asustar, no se les debe amenazar y mucho menos dar un azote en el culo. Todo ello fomenta adultos asustadizos, mayores temerosos y sometidos y con la autoestima por los suelos. Hay que convencer, explicar y, todo lo más, empujar suavemente a que cumplan con sus tareas y responsabilidades, porque si no lo hacemos así el futuro de esas criaturas se verá comprometido.

No me voy a detener en los efectos de esta moderna educación, eso se queda para otro día. Sin embargo, observo con perplejidad cómo los viejos métodos de meter el susto en el cuerpo se van extendiendo en los discursos de adultos, destinados a adultos.

En los últimos tiempos, las tarjetas opacas, los descuentos a las multinacionales, en lo que a impuestos se refiere, los cobros bajo cuerda, las ‘mordidas’, defraudar a Haciendo (a ver quien más y mejor) y otras prácticas que ponen de manifiesto una real y verdadera decadencia de la decencia, un deterioro inimaginable del honor y el buenhacer, se han convertido en seña de identidad y moneda corriente. Cuando a los perpetradores de esas tropelías, que afectan a la salud económica y democrática de todos, sólo se les ocurre como reacción o bien pedir perdón o alegar que no sabían nada del asunto, el sonrojo que ello nos produce nos pone las mejillas como un pimiento colorado. Sube desde los pies a la cabeza un calorcillo que se parece mucho a un incendio de ira.

Preocupados por esa realidad, los sociólogos y los pulsadores de la opinión pública deciden hacer una encuesta o varias para saber cómo nos sentimos y qué pensamos hacer. Y ¡vaya! aparece en el horizonte un grupo nuevo, que aún se está organizando, que se hace eco de nuestra vergüenza e indignación y, por ello, se lo tilda de populista, comunista, ventajista y unos cuantos ‘ista’ más. Bien. Es posible que así sea y es también posible que nos estemos metiendo en la boca del lobo o que efectivamente venga el Coco. Pero da la impresión de que muchos ciudadanos se han planteado dos cosas; la primera que no puede ser peor lo que venga, la segunda que ya está bien de partidos instalados, con cuentas B y prácticas indecentes para montar sus saraos y propagandas.

Porque el Pisuerga pasa por Valladolid, en la última elección de miembros de las Cámaras en USA,  un aspirante a senador ha invertido cuarenta y tantos millones de dólares en su campaña. Cuánto esperaba hacer rendir su dinero este señor, al hacer una inversión tan fuerte. Pero esto es lo de menos, aunque sea un síntoma más de la falta de principios.

Lo importante es que aquí, en nuestra tierra, empresarios de todo calibre, los grandes y los familiares, se reúnen a discutir de sus cosas y anuncian que están en disposición de crear empleo, algo así como dos millones de empleos, la mitad corta de los desempleados que tenemos -sin contar el empleo precario y el mal pagado. ¡Vaya! me digo de nuevo, ahora se dan cuenta de que algo tenían que hacer o es que les da miedo el Coco, la bruja Piruja y el Hombre del saco, todos juntos.

Conclusión, visto que su ‘chollo’, léase status que es más fino, puede tambalearse, se aprietan el cinto y nos dicen a los más de dieciséis millones de trabajadores, más los casi cinco millones de parados y no contamos a los sin un primer empleo, que no nos preocupemos, que dejemos las cosas como están, que si no va a ser peor, y que ellos nos van a regalar por Navidad la cocinita y el balón, y con ello lanzan al Gobierno y demás partidos vigentes un guiño de complicidad.

En vez de mirar hacia adentro, de ver qué están haciendo mal, de ponerle remedio, y de apretarse el cinto, nos quieren asustar con el Coco. ¡Oigan, caballeros! Nosotros ya tuvimos bastante de eso. Nosotros estamos curados de espantos. Nosotros queremos un país decente. Nosotros queremos que se nos respete y no que se nos trate como a niños que comen mal o no quieren irse a dormir.

Cojan su Coco y váyanse a hacer examen de conciencia si es que les queda un resto. Por mi parte y aunque, como a todo el mundo, me da cierto repelús lo desconocido, me alegro de que haya surgido un revulsivo, pero me deprime que todo lo que se les ocurra sea fomentarnos el miedo y no desechar las prácticas indecentes y perseguir a sus propios corruptos.

Los animeros en el día de ánimas

En la Parroquia de El Salvador de Caravaca de la Cruz, el día 2 de noviembre, día de ánimas, se celebró una solemne eucaristía que contó con la participación musical de la Hermandad de Animeros de esa localidad.

La celebración religiosa se inició con la entrada del pendón de la Hermandad – La Virgen del Carmen, intercesora por las ánimas del Purgatorio- , acompañada por los cofrades de la Hermandad, ataviados con capa española, que entonaron a capela el introito latino de la Misa de difuntos.

La agrupación musical acompañó la eucaristía con sus instrumentos y voces y sólo con un dulce bolero en el momento de la consagración.

El gótico de la fábrica, vestido de plateresco en la rejería y de barroco en los altares, de esta parroquia, lucía tan hermoso como siempre y el acompañamiento de la música elevaba a casi tocar el cielo prometido y la gloria a la devoción de los fieles allí reunidos.

Murcia es una región rica en arte, tanto plástico como sonoro. Es indudable que sus habitantes lo aprecian y valoran, pues se dedican con ahínco y buen hacer a rescatarlo y conservarlo. Los cientos de peñas y agrupaciones musicales, como la Hermandad citada, han rescatado el folclore, las danzas y estas otras actividades de la piedad y devoción populares como es el rezar por las ánimas del Purgatorio, de paso poniendo en valor una música que si no fuera por estos esfuerzos se habría perdido.

Fue todo un privilegio poder gozar de esta celebración que sirve para rescatar ánimas y para acrecentar la fe y devoción y también para confortar el espíritu de los vivos.animaswebentradaLa entrada

Altar mayor
Altar mayor
La Hermandad en plena actuación
La Hermandad en plena actuación
El estandarte de la Hermandad
El estandarte de la Hermandad

Las participantes en el Proyecto ‘Somos libres’

Las participantes en el Proyecto ‘Somos libres’, que fomenta el acceso a estudios profesionales, se han graduado o se están graduando a lo largo de este mes de noviembre de 2014.

En casi toda Centroamérica el curso comienza con el año natural y concluye entre los meses de octubre, noviembre o primeros de diciembre. Este año 2014 se cumplían los dos años de formación profesional de Viviana, Yoselin y Cata. La primera estudiaba secretariado, la segunda para profesorado artístico y la tercera enfermería.

El día 27 de octubre se graduó Viviana. En los próximos días lo harán Cata y Yoselin y esperamos tener imágenes de ellas. Mientras, ved que hermosa luce Viviana con su traje académico.

Viviana3

El apoyo económico que se ha dado desde la Asociación, gracias a la generosidad de los donantes, ha sido muy importante, pero para lograr este objetivo, sin duda alguna, lo fundamental ha sido el tesón y la capacidad de sacrificio de estas muchachas que quieren para ellas y para sus futuras familias un mundo mejor que aquel en el que a ellas les tocó vivir.

Gracias a su esfuerzo no sólo tienen ahora una profesión con la que ganarse la vida, sino que han puesto la base para seguir avanzando profesionalmente. Incluso para aspirar a estudios superiores. Les deseamos toda la suerte del mundo y las seguimos acompañando con nuestro afecto y apoyo.

El Hogar Luis Amigó de Urbina-Cantel también ha hecho con ellas una gran labor, inculcándoles valores y acogiéndolas durante años con gran esfuerzo y sacrificio por parte de las Hnas. Terciarias capuchinas.

Desde la Asociación creemos que la formación es la base del desarrollo de las sociedades. Con jóvenes como estas a Guatemala le espera un futuro mejor.