Archivo por meses: junio 2015

Derecha e izquierda

Lo siento. Esta vez no va de política. Va de urbanidad.

Ayer, venía yo por una acera estrecha, rematada con bolardos metálicos para que los coches no se suban y aparquen en cualquier lado. Circulaba por mi derecha y vi venir a una señora, más o menos de mi edad, que tiraba de un carrito de la compra. Instintivamente (las normas de urbanidad las llevo grabadas a fuego), hice ademán de bajar a la calzada para cederle el paso. La señora se detuvo al borde de la acera y me explicó: Usted va por su derecha, soy yo la que tiene que apartarse.

¡Cómo me arrepiento de no haberme detenido y haberla abrazado! ¡Por fin alguien que se sabe las normas de urbanidad y las pone en práctica!

Por un instante, la acera se convirtió en un salón de Versalles. Yo me disculpé, haciendo notar que le cedía el paso y mi derecho porque ella iba cargada. Una nube de tiempo viejo nos envolvió; ella siguió su camino y yo el mío. Una vez que pasó el instante mágico, a los demás con los que me crucé hube de cederles el paso, más que nada para conservar mi integridad física.

Pero, cuán consolada me hallo. Por lo menos en mi barrio hay una persona educada y atenta y no me refiero a mí.

¿Es que ya no enseñan en las escuelas que hay que circular a pie por la derecha? ¿Que hay que ceder el espacio si uno va por otra mano? ¿Que si alguien va cargado, con un niño o con un carrito hay que dejarle paso preferente?¿Que hay que levantar los paraguas por encima de las cabezas de los que vienen de frente, para no sacarles un ojo?

Como me callo estas cosas cada vez que salgo a la calle, por aquello de no hacer el papel de  la vieja chiflada y gruñona o exponerme a un sofión, por eso me arrepiento de no haber elogiado, abrazado e incluso besado efusivamente a la señora del carrito. Pero desde aquí mi más rendido homenaje.

También lamento no haberme detenido a hablar con ella, porque a lo mejor ella posee una fórmula para no sentirse tan rara como me siento yo, guardando las normas de urbanidad en un mundo que parece haberlas olvidado por completo o que, tal vez, nunca oyó hablar de ellas.

Seguimos en 1965. La memoria y la visita dan para mucho

Tercer relato de los chicos del PREU 1965 (5 de junio comida, tarde y noche)

Tras el tour, fuimos a comer al CAS

web1

 

En cuanto nos sentamos, ya le empezamos a dar a los recuerdos. Tere contempla una foto en blanco y negro, otros rebuscaban en la memoria, pero ¡vicio de los tiempos! Muchos miraban sus teléfonos móviles, como si en ello les fuera la vida. Ya veis.

Luego, los entrantes estuvieron muy bien y los devoramos, pero lo mejor, como pasa en muchos sitios de Ceuta, las vistas:

web2

Tras un breve descanso en el Hotel, al que habían llegado unos moteros muy vistosos

web3

La cosa se dividió; quienes se fueron al barquito (a ellos les toca la crónica de ese paseo); quienes se fueron a recorrer la Calle Real y a comprar cosuchas (este ha sido un fallo del programa, porque la tarde libre del sábado fue de tiendas cerradas y ni un miserable souvenir); quienes nos fuimos de ‘visita cultural’. Un pequeño recorrido a pie que incluyó la basílica tardo romana (una maravilla de Museo), los restos de los ‘chalets’ púnicos de junto a la catedral y su callecita empedrada que iba hasta el mar en la Ribera, algunos detalles del monolito de la Plaza de África y sus bajorrelieves bélicos y del edificio del Ayuntamiento que nos motivaron, aparte de la visita institucional, para entrar en él y fijarnos en los detalles de ese hermoso edificio. También explicación del foso, el Puente del Cristo (con su santiguado preceptivo) y los baluartes que fue muy interesante. La guía Miriam, creo que se llamaba, lo hacía francamente bien.

web1

web2

web3

Reconstrucción del espacio con su alfabeto púnico debajo.

No cometeré la pedantería de leeros el letrero, aunque bien podría. Porque efectivamente se trata de alfabeto fenicio, idéntico al paleo-hebreo, pero sí que digo estas cosas para que veáis que de lo mío me acuerdo todavía.

web4

Restos de la casa púnica con su hogar

Ahora, una de muralla romana, de basílica que es una hermosura porque se conserva todo el perímetro y buena parte de los enterramientos interiores y extra-muros. El Museo es una preciosidad. La próxima vez no os lo perdáis porque además conserva in situ silos y aljibes medievales. Está muy bien puesto y sobre todo es pedagógico. Estas cosas las sé porque tengo una hija arqueóloga en ejercicio y un hijo de Historia del Arte. Por cierto y de paso, si alguna vez vais de visita a Mérida ya os daría el contacto de ella para que os enseñe la ciudad de otro modo.

web5

 

web6

Esta no es muy buena porque los cristales reflejan a los visitantes y es difícil evitarlo. Pero no podía faltar la del Cristo.

web7

Esto es precioso a cualquier hora del día

web8

Y esto majestuoso y la de años que estuvo cerrado.

web9

La cena en el Casinillo y, además de la comida, demasiada, las vistas magníficas.

web1

Unos grupitos

web2

web3

 

web4

Carmen Rubio compañera nuestra de Carmen García Marín y mía en el Colegio de La Milagrosa de Tetuán (un hallazgo inesperado y una emoción más)

web6

Mi Luis que hizo muy buenas migas con ‘infiltrados’, Juan el marido de Carmen Albeza y con Marino, el de Gloria Muñoz.

web5

Esta está un poquito borrosa, pero merece la pena porque se ve a bastante gente y sobre todo a José Luis Sanjuán a quien yo recordaba perfectamente y a quien me hizo mucha ilusión reencontrar.

Pasó una tarde, pasó una mañana, fin del día quinto, que diría el Génesis.

 

 

Festividad de Sta. María de la Arrixaca

Con gran solemnidad se celebró el día de ayer, 31 de mayo de 2015, la fiesta de Santa María de la Arrixaca en la Parroquia de San Andrés donde tiene su capilla.

En el acto, presidido por el Consiliario de la Cofradía,  D. Antonio José Carbonero Arias, participaron, además de una nutrida representación de cofrades y fieles de la zona, el poeta murciano D. Alfonso Pacheco Navarro , que pronunció el Piropo a la Virgen y D. Juan Martínez Moya, ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, quien tuvo a su cargo la ofrenda. Así mismo el Ilmo. Sr. Alcalde de Ojós hizo entrega a la Virgen de la enseña de su localidad. Así mismo asistió a la celebración y posterior procesión una representación de los Moros y Cristianos de Murcia, con sus reyes al frente.

El Coro Parroquial de S. Andrés, que dirige el maestro Juan Iniesta, interpretó con gran brillantez y preciosas voces la “misa” compuesta por el citado maestro para la ocasión, así como la Cantiga 169 del rey Alfonso X el Sabio. El acto se cerró con el Himno a la Virgen, cuya música es del citado D. Juan Iniesta, sobre la letra de Gerardo Diego.

La celebración concluyó con una procesión por el barrio en la que, además de la banda de música, los cofrades, el presbítero y sus acólitos y numerosos fieles, fue acompañada de una hermosa luna y de los vuelos incesantes de las golondrinas, mientras estallaban cohetes y repicaban las campanas, en un hermoso atardecer, templado y sereno.

Parroquia de San Andrés
Parroquia de San Andrés
Presentación del acto
Presentación del acto
El Piropo a la Virgen
El Piropo a la Virgen
La Ofrenda
La Ofrenda
Entrega de la enseña de Ojós
Entrega de la enseña de Ojós
El coro
El coro
El Himno
El Himno
Los acólitos
Los acólitos
Sale la procesión
Sale la procesión
Los cofrades cantan el himno
Los cofrades cantan el himno
Los cofrades e invitados al acto
Los cofrades e invitados al acto
Moros y Cristianos
Moros y Cristianos
La Virgen y la luna
La Virgen y la luna
La banda
La banda
La prpocesión
La procesión

virgenweb3maceroswebweb1