Archivo por días: 11 junio, 2015

Seguimos en 1965. La memoria y la visita dan para mucho

Tercer relato de los chicos del PREU 1965 (5 de junio comida, tarde y noche)

Tras el tour, fuimos a comer al CAS

web1

 

En cuanto nos sentamos, ya le empezamos a dar a los recuerdos. Tere contempla una foto en blanco y negro, otros rebuscaban en la memoria, pero ¡vicio de los tiempos! Muchos miraban sus teléfonos móviles, como si en ello les fuera la vida. Ya veis.

Luego, los entrantes estuvieron muy bien y los devoramos, pero lo mejor, como pasa en muchos sitios de Ceuta, las vistas:

web2

Tras un breve descanso en el Hotel, al que habían llegado unos moteros muy vistosos

web3

La cosa se dividió; quienes se fueron al barquito (a ellos les toca la crónica de ese paseo); quienes se fueron a recorrer la Calle Real y a comprar cosuchas (este ha sido un fallo del programa, porque la tarde libre del sábado fue de tiendas cerradas y ni un miserable souvenir); quienes nos fuimos de ‘visita cultural’. Un pequeño recorrido a pie que incluyó la basílica tardo romana (una maravilla de Museo), los restos de los ‘chalets’ púnicos de junto a la catedral y su callecita empedrada que iba hasta el mar en la Ribera, algunos detalles del monolito de la Plaza de África y sus bajorrelieves bélicos y del edificio del Ayuntamiento que nos motivaron, aparte de la visita institucional, para entrar en él y fijarnos en los detalles de ese hermoso edificio. También explicación del foso, el Puente del Cristo (con su santiguado preceptivo) y los baluartes que fue muy interesante. La guía Miriam, creo que se llamaba, lo hacía francamente bien.

web1

web2

web3

Reconstrucción del espacio con su alfabeto púnico debajo.

No cometeré la pedantería de leeros el letrero, aunque bien podría. Porque efectivamente se trata de alfabeto fenicio, idéntico al paleo-hebreo, pero sí que digo estas cosas para que veáis que de lo mío me acuerdo todavía.

web4

Restos de la casa púnica con su hogar

Ahora, una de muralla romana, de basílica que es una hermosura porque se conserva todo el perímetro y buena parte de los enterramientos interiores y extra-muros. El Museo es una preciosidad. La próxima vez no os lo perdáis porque además conserva in situ silos y aljibes medievales. Está muy bien puesto y sobre todo es pedagógico. Estas cosas las sé porque tengo una hija arqueóloga en ejercicio y un hijo de Historia del Arte. Por cierto y de paso, si alguna vez vais de visita a Mérida ya os daría el contacto de ella para que os enseñe la ciudad de otro modo.

web5

 

web6

Esta no es muy buena porque los cristales reflejan a los visitantes y es difícil evitarlo. Pero no podía faltar la del Cristo.

web7

Esto es precioso a cualquier hora del día

web8

Y esto majestuoso y la de años que estuvo cerrado.

web9

La cena en el Casinillo y, además de la comida, demasiada, las vistas magníficas.

web1

Unos grupitos

web2

web3

 

web4

Carmen Rubio compañera nuestra de Carmen García Marín y mía en el Colegio de La Milagrosa de Tetuán (un hallazgo inesperado y una emoción más)

web6

Mi Luis que hizo muy buenas migas con ‘infiltrados’, Juan el marido de Carmen Albeza y con Marino, el de Gloria Muñoz.

web5

Esta está un poquito borrosa, pero merece la pena porque se ve a bastante gente y sobre todo a José Luis Sanjuán a quien yo recordaba perfectamente y a quien me hizo mucha ilusión reencontrar.

Pasó una tarde, pasó una mañana, fin del día quinto, que diría el Génesis.