Archivo por días: 18 mayo, 2017

Mes de Mayo, mes de primeras comuniones

Se cumplen sesenta años redondos de mi primera comunión. Es un día que recuerdo. No sé si como el más feliz de mi vida, entonces nos decían eso, sino como un día especial en que, con mis compañeras de colegio, participamos en una celebración de la que éramos (eso creíamos) protagonistas. Después de la ceremonia religiosa en la capilla del colegio, hubo desayuno solemne en casa. Hay que recordar que, entonces, se ayunaba antes de comulgar, al menos durante doce horas. Por eso la celebración estaba circunscrita al desayuno, porque se salía de allí con un hambre feroz.

Por otra parte, ya teníamos siete años; la edad del ‘uso de razón’. Qué maravilla. Al menos una vez en la vida alguien nos concedía el privilegio de ser seres racionales, aunque fuéramos chicas, y además nos otorgaban el protagonismo,. vestidas de pequeñas novias porque, somo es sabido, las mujeres están destinadas al matrimonio. De manera que, racionales, sí, pero sometidas al matrimonio, también. Una cosa no quita la otra y como decían los primeros feministas: ‘Es mejor que una mujer sea racional y educada, porque así criará varones capaces’. (Esto era en el siglo XIX, pero a mediados del XX la cosa seguía más o menos)

Bueno. Algunas teníamos un precioso complejo de Electra que nos dura toda la vida y lo que recordamos es ir junto a papá, vestidas de princesas o de pequeñas novias, como se quiera, y que allí había una señora, la mamá, que también iba muy elegante, pero, papá era sólo mío.

Sin embargo, no escribo estas letras para contar intimidades como estas, sino para manifestar mi sorpresa mayúscula acerca de la regresión que se ha producido.

Cuando yo tuve hijos e hijas, ni se me ocurrió vestirlos de almirante o de princesa para que hicieran la comunión. Mientras tanto, había sucedido el Vaticano II y algunas cosas más. Eran los ochenta cumplidos y casi los noventa y no había ya razón alguna para pensar que el destino de una muchacha era el matrimonio o que el destino de los muchachos era embarcarse (me refiero metafóricamente; ir a la guerra, cazar mamuts, eso)

Pero, resulta que la primera comunión se ha convertido en un acto social. Bien. Ya no es obligatorio que te vean en misa mayor que si no te la juegas. Los padres y la mayoría de los niños que hacen la comunión, junto con los propios niños, no vuelven a pisar una iglesia, a no ser que estén de visita turística en alguna parte. ¿Para qué otro acto social visten a los niños de almirante y a las niñas de Sissi Emperatriz (o de cortina veneciana)? Creo que para ningún otro acto social. ¿A qué viene entonces vestirlos/as como hace sesenta años? Desde luego, no es porque se les reconozca el ‘uso de razón’, porque ahora cumplen los dieciocho y los treinta y siguen siendo adolescentes, y el uso de razón es una cosa de la que nadie habla, ni siquiera se le reconoce a muchos adultos…

Es una moda, es un negocio, es todo junto, es incongruencia, es ganas de prolongar el carnaval. No lo sé. Alguien tiene una explicación a este comportamiento regresivo. Y si nos diera por ponernos polisón…