Archivo por días: 9 octubre, 2017

Las hierbas en la cocina

Una de las cosas que permiten añadir sabor a los platos evitando el exceso de sal son las hierbas y especias.

En casi todos los recetarios de cocina y en los programas de este asunto recomiendan tener plantitas frescas en maceta; así el orégano, la salvia, la albahaca, la hierbabuena, etc. Pero, claro, no es fácil en una casa normal tener un plantío de estas hierbas.

A mí me gustan especialmente el cilantro, la albahaca, el perejil, el apio para usarlos frescos.

Orégano, tomillo, romero, laurel, salvia, etc. se pueden usar tranquilamente secos y no complicarse la vida.

Por si no lo sabíais es bien fácil conservar esas que más me gustan.

Se limpian, se separan las hojas y se guardan en bolsitas de congelar herméticas en el congelador. Siempre están a mano. No tienen el mismo aroma que frescas, pero no lo pierden.

El apio por su parte suele venderse en pencas muy grandes que no se consumen fácilmente, porque tiene un sabor fuerte y no conviene abusar, pero es estupendo para sopas, guisos, pistos y caldos. De manera que si se limpia y se trocea, dejando algunas varas un poco más largas, con sus hojas, se puede usar durante mucho tiempo, tanto cocido como crudo, simplemente, en este caso, dejándolo descongelar.

Olla gitana y salmón a la naranja

Olla gitana

Ingredientes: Judías verdes, judías blancas cocidas, flores de brécol y de coliflor, zanahorias, pera, albahaca y apio, sal y aceite, pimentón dulce.

Con frecuencia se quedan restos de verduras en la nevera, tanto frescas como congeladas y el recurso más sencillo es hacer una crema de verduras, pero si se quiere emplear esos restos, conviene ingeniarse algún otro plato, como este.

Se rehoga la cebolla con el apio y la albahaca, se añaden luego las otras verduras y el pimentón dulce. Cuando tiene todo aspecto de pochado se echa el líquido (caldo de verduras, de ave  o simple agua). Se deja cocer aproximadamente 30 minutos a fuego suave y tapado. Finalmente y con el calor de la placa se echan los trozos de pera y las judías cocidas para que terminen de integrarse en el caldo.

Si se hace de un día para otro está mejor.

Salmón a la naranja

Zumo de naranja, filetes de salmón con su piel y sin espinas, sal, pimienta y aceite

En una sartén se pone la pizca de aceite y el jugo de la naranja, se colocan encima los filetes de salmón con sal y pimienta y con la piel hacia abajo. Se deja que se vaya haciendo lentamente con el fuego bajo.

Cuando están al punto que nos gustan (alguien quizá lo prefiera poco hecho), se sacan a una fuente, se restriega el jugo convertido en una salsa espesa por la grasa que desprende el salmón y se le echa por encima al pescado. Ya está.

El salmón es un pescado que tiene muchas propiedades. Favorece la lucha contra el colesterol. Es una proteína sana que no sobrecarga la labor de los riñones y es sabroso. Tiene múltiples formas de prepararse. esta es bien fácil

Crema de guisantes con jengibre y Conejo guisado

Parece ser que el jengibre posee una serie de virtudes depurativas que van muy bien para el hígado y otros problemas relacionados con el aparato digestivo. Por probar no pasa nada. La verdad es que su sabor un poco picante es muy agradable en su justa medida. Ahora además estas raíces se encuentran  en todos los mercados.

Por otra parte es muy recomendable la carne de conejo que, por supuesto, se puede hacer de mil maneras, entre ellas a la plancha, pero aquí procuramos huir de la parrilla y la plancha y procuramos darle un poquito más de sabor a las cosas, para no caer en el aburrimiento y la desgana.

A los que no somos muy comedores, se nos puede mantener el interés variando la comida y dándole nuevos impulsos, sin recurrir a sofisticaciones excesivas que no tienen cabida en el menú diario de una casa. Por otra parte, no hay cosa más triste y deprimente que aburrirse de comer y si es por causa de achaques es todavía peor y pasaría como en el chiste: ¿Viviré más?. No, pero se le hará más largo. Y no queremos eso.

Crema de guisantes con jengibre

Ingredientes: Guisantes, sin las vainas (pueden ser de lata o congelados, depende de la prisa que se tenga) cebolla picada y una rodajita de jengibre fina por cada plato. Potestativo caldo de verduras o de pollo en lugar de agua. Tostones de pan, mejor al horno que fritos.

Se rehoga la cebolla con el jengibre y cuando está doradita se echan los guisantes. Se les da un par de vueltas y se añade el líquido y la sal. Para hacerlo más ligero es mejor poner solo agua sin más. Se deja cocer hasta que todo esté tierno, se pasa por la batidora y el chino y listo. Se sirve con curruscos de pan (tostado mejor que frito)

 

Conejo guisado

Ingredientes:

Conejo troceado, sacar el hígado, vino blanco, agua o caldo, pimientos rojos y verdes, ajos, tomillo, romero, canela, pimienta negra y sal.

Se pone aceite en la cacerola y se pasa el hígado para sellarlo. Se echa en el vaso de la batidora y se reserva. Se salpimenta el conejo. En la cacerola y con el mismo aceite, se pone a rehogar el ajo con los pimientos troceados pequeñitos (pueden ser congelados). Se añade el conejo para que blanquee. Se pone en el vaso de la batidora un chorrito de vino, tomillo, romero y canela al gusto y se bate hasta que haga un líquido espesito. Se vierte sobre el conejo y se le añade líquido para que apenas lo cubra, una vez que haya reducido un poco el vino. Se comprueba de sal y se deja cocer hasta que la carne esté tierna (30mns suele ser suficiente a fuego medio/bajo). El jugo debe reducirse bastante, si no es así dejadlo 10 mns. más cociendo destapado. Y buen provecho.

La canela es también muy buena para quienes desean darle un punto dulce a cualquier cosa sin usar azúcar, por aquello de la diabetes.

Por eso y por las propiedades del jengibre os recomiendo:
Té de jengibre.

Durante diez minutos se pone a cocer una rama de canela con una rodajita de jengibre por cada taza que se vaya a hacer. Una vez cocido y habiendo tomado un precioso color rojizo se puede guardar varios días en una botella de cristal en la nevera o fuera. Se le puede añadir un chorro de limón y también aclarar con agua. Yo suelo hacer medio litro como os he indicado y luego añadir otro medio para aclarar. Se puede tomar a media mañana o a media tarde como refresco o templado. Es también depurativo del riñón y del hígado. En cualquier caso es agradable de tomar y no hace daño. Ayuda a tomar la cantidad de líquido que se debe ingerir a lo largo del día.