Cuestión de cintura

La Navidad acarrea un severo problema: la tentación de los turrones, polvorones, tortas de Pascuas y mil y una delicias más. Estos elementos cuya base es la manteca de cerdo, el azúcar, la almendra, la miel, el ajonjolí (este no es muy peligroso) y la harina son sumamente peligrosos en lo que a volumen y diámetro de la cintura se refiere. Las grasas y azúcares no se distribuyen de manera armónica a lo ancho y largo de nuestro organismo, sino que tienen una querencia muy alta a colocarse en el ecuador de nuestra anatomía; es decir, en la cintura y sobre las caderas.

Es cierto que podríamos abstenernos y, haciendo un ejercicio de libertad, renunciar incluso a la ingesta de tales dulces y sabrosas golosinas. Pero con frecuencia pensamos, bueno, es sólo una vez al año, aunque luego, en el mes de enero, cuando queremos atarnos los cordones de los zapatos, hallemos más de una dificultad para hacerlo cómodamente.

Con los resultados de las elecciones generales ocurre algo parecido. Hacemos uso de nuestra libertad y votamos lo que mejor nos parece. Atomizamos nuestro voto y nos sale que entre el 20 y el 30% de los votos están todos los partidos, con lo que las alianzas, ninguna de ellas, alcanza mayoría absoluta. Eso significa que durante toda la legislatura no habrá más remedio que pactar desde la investidura hasta cualquier decisión por nimia que sea (en política nunca se trata de cosas baladíes). Unas veces los acuerdos irán en una dirección y otras en otra; así, habrá medidas que a unos les parecerán poco progresistas, mientras que otras parecerán locuras anticipatorias y, al contrario, para muchos unas u otras se quedarán cortas o irán demasiado lejos.

En este caso, como en el de atarse los cordones lo que se necesita es cintura; una cintura ágil y elástica, capaz de cualquier quiebro o torsión.

Es de desear que los políticos no se excedan en los dulces de Navidad. Para el resto de la ciudadanía una cintura en forma es también deseable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *