A vueltas con el compromiso

Ayer tarde tuve la suerte de estar en la Presentación del libro de Juan Álvarez Montalbán cuya portada se reproduce.

Lo ha publicado ed. Alfaqueque con gran esmero. Es un libro limpio y hondo. Un libro comprometido y elegante. Reúne una serie de preguntas clave (no claves) acerca de las relaciones de amor que son más bien de desamor. Un libro que hace pensar y que nos enfrenta con algo que está sucediendo cada día; la mal llamada violencia de género. Es la violencia del macho sobre la hembra. macho que no puede estar en el mundo si no domina y no aplica la fuerza bruta.

Sabéis que llevo un tiempo discutiendo conmigo misma y a veces con mi amiga Carmen que es de las pocas que entran al trapo (bueno, Virginia también) acerca del compromiso del artista. A esto es a lo que me refería. Ponía el otro día el ejemplo de Andrea Camilleri; él denuncia a la mafia, a los políticos corruptos, los intereses espurios, la deshonestidad con humor y todo envuelto en un juego de detectives, de novela policiaca. Juan Alvarez hace algo parecido con la violencia desde sus trazos sutiles y sencillos. Señala a  la brutalidad sin sentido desde la elegancia, como despistando a quien mira, como si no dijera lo que dice.   Además ofrece alternativas. Formas de salir de esa espiral que sólo demuestra la inseguridad del agresor y la angustia de la agredida, llevando hacia un mundo en donde compartir con el otro, valorar al otro, respetar nos vuelve más seguros y más humanos.

El artista no es un pequeño diosecillo encerrado en su rincón saturado de musas, sino aquel que sabe salir de su pequeño mundo de confort, enfrentarse a la fealdad del mundo y convertirla en algo que nos redime y nos eleva por encima de la miseria humana, llevándonos al verdadero mundo de los dioses. Unas veces lo hará con la belleza pura y otras con la fealdad más absoluta, pero redimida por su mano creadora.

Gracias a Juan Alvarez por poner sobre papel con tanto acierto su compromiso con el mundo y a Alfaqueque por atreverse con un libro sencillo pero no fácil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *