Hasta pronto

Queridos amigos y lectores más o menos asiduos:

Como en los últimos años, nos vamos de nuevo a Centroamérica. Este año tenemos previsto pasar la mayor parte del tiempo, unas cuatro semanas, en el Hogar de Guatemala. Una semana en El Salvador, por primera vez, probablemente colaborando con una parroquia y conociendo el lugar y sus necesidades. Otra semana la dedicaremos a visitar a los becarios que tenemos dispersos aquí y allá, dentro de Guatemala. Como fin de fiesta y con el animo de aprovechar para descansar y encontrarnos con viejos amigos pasaremos seis días, antes de volver, en Mexico, visitando a un antiguo compañero de la Facultad al que apreciamos mucho y al que hace ahora ya casi diez años que no vemos.

Como otras veces pasaremos del frío del Altiplano guatemalteco al calor tórrido de El Salvador, así que hacer maleta resulta complicado, sobre todo contando con que no puede uno exceder el peso si no quiere pagarlo a peso de oro, nunca mejor dicho.

Este año, aunque siempre en el momento previo al viaje nos ataca la pereza, nos vamos contentos porque realmente se ha implicado bastante gente nueva en la tarea y gracias a su generosidad hemos recaudado algo mas de dinero que nos ha permitido acometer proyectos puntuales pero útiles y positivos, sobre todo para las niñas del Hogar. El barrio de Vistalegre se ha movilizado en varias ocasiones, aportando algo más que un grano de arena y, en particular, nos han prestado simpatía , amistad y apoyo moral que, para estas cosas, es casi más importante que el ‘mardito parné’.

Mantener la tensión de la solidaridad no es posible si no notas el aliento cálido de los que se sienten tocados por la iniciativa. Es verdad que nos gusta y nos compensa moralmente ir para allá, pero sin el empuje de los que nos arropan con su donativo y su ánimo, sería casi imposible, porque, como os digo, en casa se está muy bien y da bastante pereza dejar el confort y marcharse a corretear por el mundo, ya cuando uno va teniendo una edad y no se va de puras vacaciones. En definitiva, aunque seamos nosotros dos los que nos vamos, todos vosotros vais con nosotros y sentimos vuestro calor y apoyo. Gracias y seguid así. Mientras tanto echadnos de menos y nos volveremos a ver, Deo volente, a finales de abril.

En la medida en que lo permitan las conexiones, no siempre fáciles, os mandaremos relato de lo que vayamos haciendo y si no puede ser los colocaremos aquí.

Un fuerte abrazo.

Un comentario en “Hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *