Fin de viaje.

Queridos amigos, este último relato de estancia por tierras americanas no va en el epígrafe de Asociación Tacaná, pues se ha tratado de un viaje privado, sin intención solidaria y con el objetivo de disfrutar de la compañía de viejos amigos queridos y de descansar. Ha sido un verdadero acierto tomarnos esos pocos días y hacer esa excursión. Lo hemos pasado muy bien. Tan bien como se puede pasar el tiempo con personas a las que se quiere y que tienen una gran conversación. Que saben contemplar el mundo y sacar sus propias conclusiones en libertad y sinceridad. Una auténtica delicia. Ojalá lo podamos repetir pronto, aquí o allá.

Un paseo amable por Cuernavaca y Acapulco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *