2018. Fiestas patronales de Vistalegre

Son estas fiestas manifestación del espíritu de convivencia de los habitantes del barrio que, este año, por razones que no son del caso, se ha visto puesto a prueba, saliendo sumamente airoso del aprieto. También son muestra devocional a la patrona de la parroquia del barrio, Santa María Madre de la Iglesia, una advocación mariana que se ha visto reconocida al tener su fiesta privativa el primer lunes después de Pentecostés, aunque que María es Madre de todos los que componemos una comunidad de creyentes es y era cosa sabida desde antiguo.

El barrio y sus habitantes han demostrado su gran iniciativa, han aportado variados actos que muestran una vitalidad envidiable y que tienen todos ellos un toque cultural sumamente interesante, que hace referencia a la capacidad creativa, a la conservación de tradiciones, al gusto por la buena música, clásica y moderna, a los ejercicios saludables, a las comidas de fraternidad, en donde se lucen diversas habilidades gastronómicas. Sin olvidar el deporte, los juegos para los niños y sobre todo aquellos que suponen una aportación didáctica. Mayores, medianos y pequeños han contado con su espacio y han podido fraternizar, relacionarse y divertirse cada cual a su nivel, creando un verdadero ambiente de familia y de buena vecindad en el que nadie se siente extranjero. No es fácil encontrar un espacio como este en donde se hagan realidad esas virtudes que tan ausentes parecen de nuestro mundo; la capacidad de sentirse de un lugar con identidad propia, pero en donde caben todos por diferentes que sean. Donde se aúnan armónicamente los aires tradicionales, la música contemporánea y la sacra como símbolo perfecto de esa fraternidad y empatía que sobrevuela todos los actos.

Otro rasgo interesante es que al calor de estas fiestas se van sumando otros proyectos de mejora del barrio, de creatividad que lo embellezca, haciendo la vida más agradable a sus habitantes, sumando el esfuerzo de colectivos diferentes y estableciendo puentes con zonas de la ciudad que son limítrofes, como ya se vio en ese esperanzador proyecto que es el de Barrios con arte y del que se habló en otra entrada de estas páginas.

Aquí se van a reunir una serie de imágenes que hacen referencia a los talleres de yoga, a los bailes del Centro de la Mujer, a los de los mayores, a las actividades solidarias como la barra del concierto de música contemporánea que estuvo a cargo de la Ley de Murphy un grupo magnífico y entusiasta, el Mini chef, dedicado a los más pequeños para iniciarlos en la cocina y en la repostería, y que también tenía su proyección solidaria. A la magnífica gala de presentación de las fiestas en la que se contó con el pregón acertadísimo del concejal Jesús Pacheco, vecino del barrio, y con la dirección entusiasta de Donato. No debemos olvidar tampoco los carteles anunciadores de cada actividad, llenos de ingenio y creatividad producto del buen hacer de Juan Antonio, ni al chico y la chica limón a los que también se dedicó un relato en estas páginas. El fin de fiesta fue la misa y solemne procesión de la Patrona por las calles del barrio, aunque aún quedan para los próximos días una carrera solidaria y un mercadillo con el mismo fin. No faltaron tampoco los fuegos de artificio ni los cohetes que con tanto entusiasmo deja subir al cielo nuestro vecino más entusiasta, Juan.

En fin, un año más hemos disfrutado de un amplio repertorio de actividades, hechas con entusiasmo y alegría entre las que cabe destacar de manera especial el llamado Mapping que es una obra de investigación acerca del sistema de riego por acequias que, dado el desarrollo del barrio, ahora están en el subsuelo. El equipo que lo ha desarrollado ha hecho una labor fantástica identificando el recorrido de esas arterias de agua y de la flora y fauna que las poblaban, para que no se pierda de la memoria que esta área era una zona de huerta. Esta iniciativa merecerá en el futuro enmarcarse en un programa de actividades culturales que aviven la memoria de lo que fue el barrio de Vistalegre antes de convertirse en una céntrica zona urbana.

Desde estas letras quiero dar las gracias a todos por su entusiasmo, dedicación y creatividad y por habernos acogido a nosotros que somos unos recién llegados como parte de esta gran familia de Vistalegre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *