Proyecto Extraordinario de 2020

Como todos los que seguís a la Asociación Tacaná sabéis, nuestro principal objetivo para   contribuir al desarrollo de poblaciones desfavorecidas de Centroamérica es fomentar la educación y formación de jóvenes, en especial mujeres. Para ello dedicamos la mayor parte de los esfuerzos al Hogar Luis Amigó de Guatemala con el proyecto ‘Labrando nuestro futuro’; y con las becas Kristina Iturralde, que sostienen el Proyecto ‘Somos libres’ con el que financiamos la educación de personas que no forman parte estrictamente del Hogar, aunque algunas beneficiarias de este proyecto han sido jóvenes que estaban o procedían de él. Este último proyecto ha tenido becarios en Nicaragua, en Guatemala y en Costa Rica.

Sin embargo, siempre que ha sido posible hemos dedicado algún esfuerzo a proyectos extraordinarios que se han dedicado a infraestructuras básicas y así hemos intervenido en Panamá con el Proyecto de estufas ecológicas en escuelas o hemos reparado el invernadero del Hogar, entre otras cosas. Desde hace algún tiempo, queríamos hacer frente al problema del abastecimiento de agua en la zona de Totogalpa ( Nicaragua), en particular en los sectores rurales dependientes de este municipio. Este año, por fin, henos conseguido cuajar el proyecto y  los fondos necesarios. A continuación tenéis la última información de su ejecución. Un éxito más de la generosidad de los donantes y contribuyentes de la Asociación.

Proyecto Extraordinario,  2020, Nicaragua

Terrero Grande, Totogalpa, Madriz, Nicaragua

El Noroeste de Nicaragua, donde se ubica el Departamento de Madriz, al que pertenece el municipio de Totogalpa, forma parte del llamado Corredor Seco de Centroamérica.

En esa zona, las lluvias se concentran entre los meses de mayo y diciembre, durante los cuales suele llover torrencialmente, mientras que en el resto del año no cae ni una gota de agua. Este comportamiento habitual de la climatología de la zona se ve alterado por la influencia del fenómeno del Niño y el cambio climático y, en los últimos años, se ha descontrolado, produciendo alternancias de sequías prolongadas con inundaciones severas. Las lluvias se retrasan sistemáticamente y las precipitaciones son más escasas en temporada húmeda. Ello provoca, junto con la deforestación de los cerros, el  lavado de las tierras y que estas sean menos fértiles. Así mismo, muchas de las zonas rurales tienen acceso difícil y a ellas no llegan los servicios municipales de abastecimiento de agua potable tanto para riego como para consumo humano y de la ganadería.

El deterioro de los medios de vida de los habitantes de la zona ha provocado una emigración estacional masiva a los cafetales y también una salida hacia el extranjero muy numerosa. Ello significa el abandono de los campos y la pérdida de densidad demográfica.

Desde hace algún tiempo, en la Asociación conocíamos el problema y tratábamos de encontrar una solución que fuera económicamente viable. Por fin, hemos podido incluir entre los proyectos para el bienio 2020-2021 la implantación de un sistema de acopio y reserva de agua de lluvia que permita subsistir a los habitantes de la zona durante los meses de sequía extrema.

Los trabajos se han iniciado y el objetivo es construir dos grandes tanques de reserva de agua, con su correspondiente sistema de depuración y potabilización, así como un reservorio menor, pensado para utilizar su contenido en riego por goteo.

La Asociación Tacaná contribuye a este proyecto con 6.500 e. que significan la adquisición de materiales de construcción y su transporte hasta el emplazamiento, así como la compra de semillas para los plantíos a los que va a abastecer el sistema de riego. La mano de obra es aportación de los beneficiarios.

Los tanques de agua se ubican en Horno y Matazano, comunidades que pertenecen a los sectores de Terrero Grande y Cuje, y en Sabana Grande, todos ellos sectores de Totogalpa. El beneficio de este acopio de agua afecta a una población aproximada de 760 personas.

 

Llegan los materiales y la Hna. Marlene se encarga de los oportunos controles         

Se almacenan en el local comunal

Llega la cisterna pequeña

Se inicia la excavación para ubicar una cisterna grande

Una vista detallada de todo el proceso. Magnífico trabajo cuando se implica toda la comunidad.

El trabajo empieza a dar sus frutos. La milpa ya brota. Se hace realidad que el agua es vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *