Una casa en ruinas

Camino de Sucina hay un par de casas abandonadas y casi en ruinas. Cada vez que paso por allí las miro y me invade una cierta desolación. Se mimetizan con el ambiente que las rodea, pero sus puertas como bocas desdentadas y sus ventanas a las que ya nadie se asoma atraen mi vista y me embarga una cierta  tristeza. Trato de imaginar cómo serían cuando estaban habitadas, cuando los niños corrían por sus alrededores y los hombres y mujeres estaban allí dedicados a sus faenas. Espero que mi pintura refleje en alguna medida esa desolación y la extraña calma que parece poseerlas.

 

casaSucinaweb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *