Serie Siciliana 2

monreale1web

Claustro
Claustro
Detalle de las columnas
Detalle de las columnas
Ábside central
Ábside central
Fuente del claustro
Fuente del claustro
Nave central
Nave central

Hay muchas razones para que una visita a Sicilia merezca la pena. Una de ellas es ir a ver Monreale. La Catedral de este pequeño pueblo situado en lo alto de una colina que domina un precioso valle es obra de un gran soberano del siglo XII-XIII.

En la capital, Palermo, también mandó construir una capilla real, palatina, que enriquecieron sus descendientes y modificaron a conveniencia los que vinieron tras ellos.

Estas piezas, como La Martorana de la que tenéis un ejemplo en la entrega anterior, pertenecen al arte denominado árabe-normando, que es más bien una mezcla de románico, bizantino y omeya, probablemente construido por artesanos y artistas del medio oriente para estos reyes normandos que se instalaron en ese lugar para defender a la cristiandad y expulsar al ‘infiel’, pero que en realidad fueron más listos que todo eso, mezclando en lugar de excluir.

Unas cuantas imágenes no dan idea de la magnificencia de estas iglesias. Sus programas iconográficos son de gran perfección y una Biblia en mosaico. Se puede seguir la vida de Noé o la de Abraham, sin esfuerzo o la de Jesús y la de alguno de los Apóstoles o San Pablo. No sé si las nuevas generaciones las entenderán, porque poca o ninguna Historia Sagrada conocen. Si la Iglesia, en vez de perder el tiempo con cosas que a nadie importan, se hubiera ocupado de transmitir su legado de conocimiento y simbolismo, probablemente a más de uno le parecería útil su presencia como parte fundamental de la cultura. Pero, no es esto a lo que íbamos. Monreale y la capilla palatina de Palermo merecen la pena, aunque uno no sepa nada de Biblia.

capilla1web

 

Patio interior de la capilla palatina
Patio interior de la capilla palatina
Abside central
Abside central
Reservado real
Reservado real
Artesonado
Artesonado
Bautismo de San Pablo
Bautismo de San Pablo
Vista interior de la capilla palatina
Vista interior de la capilla palatina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *