Serie siciliana 5: Una de romanos

Muchas ruinas romanas o de influencia imperial e incluso anterior he tenido ocasión de visitar. Entre ellas, sin duda Palmira, hoy en riesgo de desaparecer, o Bosra, que quizá haya desaparecido, Apamea con su foro oval y, por supuesto Roma, y además el coliseo del Djem en Túnez, o las de la ciudad de Volúbilis en Marruecos, por supuesto Itálica, el teatro de Medellín o el de Mérida en Extremadura o la Villa de Carranque en Toledo y algunas más. Pero nunca y lo digo en serio, había visto una cosa igual a la Villa del Casale en Sicilia.

Esta villa agrícola, o al menos en mitad del campo sin que haya una ciudad grande lo bastante cerca como para asociarla a ella, tuvo la suerte de ser cubierta por un derrumbe de tierras y eso la ha preservado. Toda su planta se conserva y parte de los muros, hasta cierta altura, así como las pinturas y mosaicos, hasta un suelo casi completo de taracea de mármol.

Hay quien dice que es una villa imperial y es posible. Sin embargo, no hay constancia documental de que ningún emperador fuera por allí. Así que de manera intuitiva y a juzgar por uno de los más maravillosos mosaicos romanos completo que existen en el mundo, podría muy bien ser la villa de un muy rico comerciante que se dedicaba a cazar fieras exóticas en África y llevarlas a Italia, pasando por Sicilia.

El tal mosaico que tiene algo a sí como seis o siete metros de ancho y cubre un pasillo que tiene un largo de unos sesenta metros representa precisamente eso; la cacería de animales exóticos en un lugar que parece África y su embarque en naves para transportarlos. Allí se ven toros salvajes, avestruces, dromedarios, rinocerontes, gacelas y hasta un elefante. Entre los cazadores se hallan personajes que visten como siervos, pero también hay otros que llevan atuendos militares de cierto rango. Pero no es una cacería al uso. No se trata de matar animales, sino de enjaularlos y llevárselos, quizá para el circo, quizá para parques zoológicos privados. Esto me hace pensar, junto con el pasillo que bordea todo el peristilo, en donde están representadas cabezas de toda clase de animales, como osos, jabalíes, caballos y un sinfín más, que el tipo que mandó construir esta casa era un aficionado a las fieras o vivía y muy bien de ellas.

Pero no todo son animales, por supuesto están los mosaicos geométricos, el triclinio con sus escenas mitológicas o alusivas a la genealogía del dueño, un par de cuartos de niños; uno de ellos con una carrera de gansos en el hipódromo con su espina en el centro, también hay escenas eróticas que adornan la que parece la alcoba principal y una palestra con señoritas deportistas dedicadas a varias actividades como lanzarse la pelota y en ‘bikini’.

La villa tiene una sala de recepciones verdaderamente palaciega y unas termas regias, por eso tal vez se la ha considerado una villa imperial. Sea o no sea, lo cierto es que quien allí vivió lo hizo como un verdadero príncipe.

Sólo por contemplar esta maravilla merece la pena un viajecito a Sicilia.

Cartel de entrada
Cartel de entrada
El recibidor
El recibidor
El impluvium
El impluvium
Una sala
Una sala
Otra sala con un mosaico que representa un puerto en plena actividad
Otra sala con un mosaico que representa un puerto en plena actividad
Alrededor del peristilo
Alrededor del peristilo
El fastuoso pasillo, sólo la mitad
El fastuoso pasillo, sólo la mitad
Las muchachas deportistas
Las muchachas deportistas
Un cuarto de niños
Un cuarto de niños
Otro cuarto de niños
Otro cuarto de niños
Embarcando al elefante
Embarcando al elefante
La sala de audiencias
La sala de audiencias
La alcoba principal
La alcoba principal
Vista exterior de las termas
Vista exterior de las termas

Un comentario en “Serie siciliana 5: Una de romanos

  1. Tienes toda la razón, en la vida había disfrutado tanto en plan arqueológico como en villa casale, creo que el grupo de amigos no lo olvidaremos nunca
    Además, el hecho de la sorpresa, ya que ninguno sabíamos de su existencia, aumentó el placer de su contemplación.
    Muchas gracias Montse por hacerme recordar un maravilloso viaje de hace ya varios años, y que veo que vosotros habéis hecho recientemente. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *